Rosario Central le ganó a Newell's y el Gigante de Arroyito vibró al ritmo del clásico