Diego Forlán: "No pienso en una derrota con Racing"

Con tres goles ante Vélez, el delantero de Independiente llega entonado al clásico, aunque prefiere ir paso por paso
Con tres goles ante Vélez, el delantero de Independiente llega entonado al clásico, aunque prefiere ir paso por paso
Francisco Schiavo
(0)
22 de agosto de 2001  

No cumple con el estereotipo del goleador del fútbol actual. No tiene un físico robusto ni se destaca por la potencia física. Diego Forlán, uruguayo, de 22 años, admirador del holandés Marco van Basten y de su compatriota Fernando Morena, es tímido fuera del campo de juego, pero electrizante y explosivo sobre el césped. Tres goles y una actuación descollante ante Vélez Sarsfield fue su carta de presentación en el arranque del torneo Apertura, el domingo último.

Independiente se regodea con su figura en alza. El, con la misma velocidad con la que define ante los arqueros, suaviza los bríos de un comienzo arrollador.

-¿Podés jugar mejor de lo que lo hiciste ante Vélez?

-Nunca voy a encontrar una respuesta para esa pregunta. No sé qué es lo que va a pasar en el futuro, siempre se puede mejorar. Sí puedo decir que hasta ahora es el mejor partido que jugué. Las cosas me salieron bien y no solamente por los goles.

-¿Cómo se contiene la ilusión de la gente?

-Es difícil. Los hinchas tienen que saber que esto es el principio. No se puede pensar en nada más que en el partido que viene. Por suerte jugamos bien y la fortuna nos acompañó contra Vélez.

-¿Te sorprendió el rápido entendimiento que tuviste con Andrés Silvera?

-A medias... Reconozco que nos complementamos bien y que me sentí muy cómodo. Y, por suerte, él también hizo un gol. Es un jugador con experiencia y panorama. El del domingo fue un buen puntapié inicial, aunque todavía nos falta conocimiento. Además, Independiente tiene variantes en ese puesto. No hay que olvidarse de Matías (Vuoso), de Claudio (González) y de Emanuel (Rivas).

-¿Qué cambió desde el último torneo?

-Los refuerzos aportaron experiencia. Además, son importantes las ganas y la actitud que tiene el grupo para revertir la mala campaña la temporada anterior. También fue auspiciosa la llegada de (Enzo) Trossero, porque la mayoría de los jugadores ya lo conocíamos.

-¿El clásico con Racing, el domingo próximo, llega en el momento justo?

-Eso no se sabe nunca. Va a ser un clásico muy lindo. Este tipo de partidos siempre es especial, porque da lo mismo jugar en la segunda fecha, en el medio del torneo o en la última. Va a ser un lindo espectáculo por el marco que tendrá la cancha y porque ellos también ganaron en la primera fecha.

-¿Cuánto afectaría una derrota en el clásico?

-No quiero pensar en eso. Nadie entra en una cancha pensando en una derrota y hoy no pienso en una derrota con Racing. El grupo está fuerte en la parte anímica y futbolística. Además, no tenemos que adelantarnos: primero está Colo Colo, el jueves, por la Copa Mercosur.

-Así como el domingo tuviste una tarde inolvidable, también viviste partidos en los que no marcaste, ¿qué se siente después de un partido en el que hacés goles?

-Nunca pienso en cuántos goles voy a hacer, sino en dar todo de mí para que el equipo gane. De todos maneras, para un delantero, que siempre busca el gol, es algo frustrante cuando no llega.

-¿Te sentís cerca del seleccionado uruguayo?

-Si las cosas me salen bien en Independiente, la selección va a estar cerca. No me pongo a pensar en eso. Estoy tranquilo. Después se verá... Uruguay tiene buenos jugadores en mi puesto.

-¿Hablaste con el entrenador Víctor Púa?

-No. El ya me conoce de los equipos juveniles -integró el seleccionado Sub 20 en el Mundial de Nigeria, en 1999- y no creo que haga falta una charla.

Sus goles tentaron a los equipos del Viejo Continente. Se habló de Fiorentina, merced a la recomendación de Daniel Bertoni, asesor de la entidad italiana. Betis, de España, también dirigió sus radares hacia el atacante uruguayo, pero no hubo acuerdo.

-¿Te molestó que no se haya hecho el pase a Betis?

-Nooo... acá estoy muy bien. Siempre lo dije. Me gustaría jugar en Europa, pero me voy a ir cuando aparezca una buena oferta para el club y para mí.

-¿Cuánto creés que subió tu cotización después del partido con Vélez?

-(Se ríe)... Esa es una cuestión de los dirigentes.

Gritos, uno tras otro. Casi una constante. Los goles de Diego Forlán llegan a repetición. La gente de Independiente, lejos está del cansancio.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.