El gran capitán: Leonardo Ponzio da el ejemplo como suplente y prepara la vuelta como titular

Leonardo Ponzio en uno de sus últimos partidos jugados en River, frente a Tigre, por la Superliga
Leonardo Ponzio en uno de sus últimos partidos jugados en River, frente a Tigre, por la Superliga Fuente: LA NACION
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
2 de mayo de 2019  • 23:59

Tener 37 años, ser la bandera del equipo, pertenecer a la elite de glorias de la institución, generar un cariño único en el público, acumular 12 títulos y más de 300 partidos oficiales disputados no son motivos suficientes para tener asegurada la titularidad en el River de Gallardo. El entrenador vive el día a día, está muy pendiente del presente de cada jugador, se fija en cada detalle para tomar sus decisiones y observa posturas determinantes: desde los movimientos en un ensayo táctico, a cómo un jugador mira un partido en la concentración o la manera de desayunar y cenar con sus compañeros. Por eso, no sorprende que Leonardo Ponzio esté relegado en el banco de suplentes y no se genere ruido alguno.

Esta noche, ante Aldosivi por la vuelta de los octavos de final de la Copa de la Superliga, el volante central podría ser titular ante las cinco amarillas de Bruno Zuculini, quien, con 26 años, grandes rendimientos y una valorable potencia física, se ha ganado su lugar en el equipo titular. Así, Ponzio jugaría su partido número 14 de los 22 de River en un semestre en el que su participación ha sido más escasa que la habitual en el ciclo del Muñeco.

Ocho veces titular y cinco ingresando desde el banco, el capitán millonario acumula un total de 828 minutos (promedia 64 por juego) durante 2019. Sus números contrastan con los de Zuculini, quien disputó 11 encuentros (10 como titular) y suma 861 minutos, 33 más que Ponzio con dos juegos menos. Y hasta con los de Enzo Pérez (1152 minutos en 14 partidos, todos de titular), quien suele jugar de volante interno, pero también ocupa el rol de eje, por lo que no sería alocado pensar que Nicolás De La Cruz hoy pueda ser titular en vez de Leo.

Pero ni en la tribuna ni en el vestuario hay cuestionamientos por la elección. "No me caso con ningún jugador", es uno de los lemas de Gallardo, quien suele charlar seguido con el mediocampista de Las Rosas, Santa Fe. Para el DT, lo que está sucediendo es un ejemplo absoluto de lo que pregona en su trabajo. Líder como ningún otro, el exNewell's es la cabeza del grupo, el referente que más habla con los jóvenes y los nuevos integrantes y el que marca el camino con la palabra y las acciones, dentro o fuera de la cancha.

"Su cabeza y su espíritu competitivo lo llevan a estar todavía acá. Si no tuviera eso, no estaría jugando con 37 años. Eso es bueno para el resto de los futbolistas. Más allá de que Leo tenga o no participación en el equipo, va a ser siempre fundamental. Lo considero un jugador de esos que me ha dado muchísimo a mí, al hincha y que le va a seguir dando hasta el día que se retire, desde el lugar donde esté y con los minutos que le toque jugar. Su mentalidad para sostenerse y pelear por un lugar es buenísima, a mí me da mucha satisfacción y es lo que yo alimento permanentemente. Leo es un ejemplo", lo definió Gallardo hace unas semanas.

Luego de la conquista de la Copa Libertadores en Madrid frente a Boca, se especuló mucho sobre el futuro de Ponzio y un posible retiro con la gloria máxima, pero a comienzos de marzo todas las dudas se disiparon al firmar su renovación hasta junio de 2020. Y, más allá de que dejar de jugar no está en sus planes todavía, hace años se prepara para lo que sucederá: no quiere que la decisión lo agarre desprevenido ni que el tiempo le juegue una mala pasada.

"Me convence adelantarme a los hechos, me hace sentir en órbita de lo que puede pasar. Dependo mucho del físico, y la cabeza es la que lo mueve, y eso tiene que estar bien. Hay muchas cosas de gente que se ha retirado que yo no quiero vivir, los reproches que reciben, entonces es lógico abrir el paraguas", reconoció en mayo de 2017, sin saber todo lo que vendría. Luego, en diciembre del año pasado, en una entrevista con LA NACION, su discurso ya había mutado tras demostrar su vigencia y conquistar la segunda Copa del ciclo.

"Me gustaría jugar la Copa Libertadores del año próximo y ganar un torneo local. Estaría bueno. Y estoy bien y con ganas. Haber logrado todo lo que logré, con 37 años, si no tuviera ganas a esta altura, ¿cuándo? Igual me quiero retirar de la mejor manera. Pero como el grupo me sostiene para poder estar, me dan ganas de seguir. Sé perfectamente que no voy a jugar tres años más. Es un año más y uno ya conoce todo lo que sucede, pero el tiempo finalmente dirá", destacó.

Son tiempos de cambios en River, en medio de un mes de definiciones: esta noche habrá un duelo clave ante Aldosivi en el Monumental para abrochar el boleto a los cuartos de final de la Copa de la Superliga; el martes cerrará la etapa de grupos de la Libertadores frente a Inter de local, sin chances de ser primero; y el 22 y 29 de mayo se jugará la Recopa Sudamericana ante Atlético Paranaense para buscar alzar el décimo título de la era Gallardo.

Allí aparecerá el rol fundamental de Ponzio, ya sea como titular o suplente, brindando seguridad y confianza desde el lugar en el que le toque estar. "Yo quiero estar siempre. Con Marcelo siempre juega el que está mejor y acepto todas sus decisiones, pero tengo esa rebeldía por querer volver a estar en el equipo", avisó el capitán hace menos de un mes. Y buscará seguir demostrándolo como si fuese un jugador recién llegado al club. Su espíritu así se lo exige.

¿Qué pasaría con el 0-0?

En Mar del Plata fue 1-1. Si empatan 0-0 se clasificará River a los cuartos de final de la Copa de la Superliga por el gol de visitante. El ganador de esta llave se medirá con el vencedor de Atlético de Tucumán vs. Talleres. Los últimos dos partidos en Núñez ante Aldosivi los ganó River 1-0, con goles de Ferreira y Martínez Quarta, respectivamente.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.