Goles, charlas por teléfono y la carta Icardi: cómo hizo Agüero para ganarle a Scaloni y volver a ser el 9 de la selección

Agüero cambió la decisión de Scaloni, que no bien asumió eligió a Icardi como N° 9
Agüero cambió la decisión de Scaloni, que no bien asumió eligió a Icardi como N° 9 Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Andrés Eliceche
(0)
7 de junio de 2019  • 01:26

SAN JUAN.- "Nosotros, los veteranos...", elige las primeras palabras de una respuesta. La rueda del fútbol gira tan rápido que aquel chico tímido, el que tenía miedo de hablarle a Messi en los primeros encuentros juveniles de selección, ahora está del otro lado de la mesa. Es que pasaron 15 años desde la primera vez que se puso esta camiseta de manera oficial, en el marco de un partido de la Sub 17: a los 31, Sergio Agüero se asume mayor. "Lo que trato de hacer también es aconsejar", avanza, ya definitivamente consciente de que su espacio se resignificó. Aquí ya es de noche cuando baja del bus rodeado de una mayoría de jóvenes a los que, en algunos casos, conoció apenas una semana atrás, cuando el plan Copa América se puso en marcha. "¡Kun, Kun, Kun!", se escucha el ruego por una firma, en el ingreso de la delegación al hotel, ubicado en los márgenes de la ciudad.

Los vecinos que caminaban al mediodía por la plaza 25 de Mayo de esta capital cuchicheaban sobre la posible visita de viento Zonda, un habitué del lugar. Cuentan que sopló fuerte ayer en Jachal, una población vecina, y entonces se suspendieron las clases; y que quién sabe si a la hora del partido entre la Argentina y Nicaragua, este viernes, no se dará una vuelta por el Estadio del Bicentenario. Para lidiar con esas posibles ráfagas, en el centro del ataque de la selección reaparecerá Agüero, ausente en la selección desde aquel cabezazo-gol a Francia que solo sirvió para maquillar la eliminación del Mundial de Rusia, casi un año atrás. En el medio pasó una temporada entera repleta de paradojas: el delantero hacía un gol tras otro en Manchester City, pero a Scaloni no lo convencía. Así, convocatoria tras convocatoria, hasta llegar a la nominación de los 23 que jugarán la Copa América.

Ahora, con una semisonrisa, Kun acepta que pensó "lo peor" cuando el tiempo transcurría sin noticias de selección para él. Pero pasaron cosas: Icardi, el 9 elegido por el entrenador, se enredó en Inter con caprichos contractuales, se desenfocó y entonces la prepotencia goleadora del multicampeón con el equipo de Guardiola se tornó imposible de evadir. Agüero acaba de cerrar su año futbolístico con cuatro títulos, 32 goles y diez asistencias en 46 partidos. Números extraordinarios, acompañados por una plenitud física que no siempre fue tal: el hincha argentino promedio lo recuerda todavía arrastrándose en el Maracaná, la noche de la final del Mundial 2014 contra Alemania. Si a aquella cita cumbre había llegado mal, ahora en el cuerpo técnico lo ven óptimo: "Este es el año en que mejor estoy físicamente, casi sin lesiones. Solo sufrí una contractura que me hizo perder una semana, pero nada más que eso. Espero seguir con el mismo nivel con el que terminé", se afirma el propio Kun sobre su deseo.

A los 31 años, Agüero lleva 15 en diversos seleccionados argentinos; frente a Nicaragua, en San Juan, volverá al equipo nacional luego de 11 meses.
A los 31 años, Agüero lleva 15 en diversos seleccionados argentinos; frente a Nicaragua, en San Juan, volverá al equipo nacional luego de 11 meses. Crédito: Juan Mabromata / AFP

Su relación con Scaloni, que él define como "buena", osciló. Cuando el DT estaba analizando sus primeras convocatorias lo sondeó, y de esa conversación leyó que Agüero no estaba con todas las energías puestas en ganarse un lugar. Lo que proponía el entrenador, justamente, era romper el orden habitual y que ya nadie -excepto Messi- se supiera dueño de una camiseta. Hacia febrero, cuando el cuerpo técnico preparaba la lista que señalaría el regreso del 10 -concretado en marzo en el amistoso ante Venezuela-, Kun sostenía el altísimo nivel que traía desde el arranque de la temporada. "¿Cuántas veces viste que trasladara esos números a la selección?", preguntaban con cierta malicia en el predio de Ezeiza, todavía abrazados al plan Icardi. Pero llegó abril, el momento decisivo: no hubo argumento futbolístico capaz de mantener a Agüero fuera del radar de la selección. Los protagonistas volvieron a charlar y, aunque se cuidaron de no ventilarlo, cuando cortaron la llamada, el delantero ya sabía que tenía el ticket para Brasil en su bolsillo.

"Feliz por la convocatoria a la selección. A seguir dando todo por esta camiseta. ¡Vamos Argentina!". Con ese mensaje en sus redes sociales, el socio de Messi celebró su regreso, una vez oficializada la lista definitiva. Vuelve con 31 años, los que cumplió el domingo, a darle forma a la ahora reducida mesa de los +30 del plantel, que solo comparte con Messi, Di María, Otamendi, Armani, Marchesín, Casco y Matías Suárez.

Vuelve aquí, donde vive el Zonda. Porque -lo dice el refrán- viejo es el viento, y todavía sigue soplando.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.