Es temprano en la Superliga, pero Independiente y Beccacece salen a la cancha bajo presiones

Sebastián Beccacece no ha encontrado el rumbo en lo que va de su incipiente gestión en Independiente.
Sebastián Beccacece no ha encontrado el rumbo en lo que va de su incipiente gestión en Independiente. Crédito: .
Ariel Ruya
(0)
24 de agosto de 2019  • 01:29

El fútbol convive con las presiones, la falta de tiempo y la lógica del resultado. Lo saben los poderosos y los humildes, lo saben los jugadores y los entrenadores. Cuando el proceso se sospecha resbaladizo, se aprieta el freno de mano. Y los técnicos suelen ser el blanco principal. No es el caso de Sebastián Beccacece en Independiente, pero sufre por el contexto. Se presentó el 7 de junio pasado y superó a Universidad Católica de Ecuador 1-0 en el debut, el 25 de julio, por la Copa Sudamericana. Independiente quedó afuera de esa competencia y, en el último encuentro doméstico, cayó en un impensado 3-0 ante Estudiantes.

"Este es un proceso de dos meses y llevamos pocos partidos. Yo sé muy bien que lo que da información para definir cuestiones, son los partidos. Allí se va consolidando al equipo", asume el joven conductor, desorientado en el primer tramo de su aventura en un grande, luego de la traumática experiencia como ayudante de Jorge Sampaoli en Rusia y el destacado subcampeonato alcanzado con Defensa y Justicia. Suma seis partidos (tres victorias y tres derrotas), el plantel incorporó calidad y cantidad y, en el mientras tanto, se lo mira de reojo.

"Lo más conveniente es estar sereno, tranquilo y poder transmitirlo, porque no podemos volvernos locos por las urgencias que lleva el medio y este espacio. No podemos ir a ese ritmo; tenemos que saber que van dos partidos... Queríamos conseguir la clasificación a la semifinal, por lo importante que son las copas en este club, pero también porque nos hubiera permitido ganar tiempo", acepta, en referencia a la fallida experiencia internacional. En la Superliga, es verdad: el Rojo solo actuó en dos encuentros, suspendido el choque con Newell's porque la Conmebol adelantó los juegos contra Independiente del Valle. Esta noche, a las 20 y en Avellaneda, buscará un respiro frente a Colón.

Independiente necesita más de imágenes como esta para enderezar el ciclo de Sebastián Beccacece, de flojo comienzo.
Independiente necesita más de imágenes como esta para enderezar el ciclo de Sebastián Beccacece, de flojo comienzo. Crédito: Mauro Alfieri

Beccacece tiene 38 años, una edad en la que varios siguen sudando en el campo de juego. Gabriel Heinze (41), tiene una historia parecida: un pasado que lo reconforta (logró el ascenso a primera con Argentinos) y, en estos días, fue puesta en duda su capacidad como conductor de un joven Vélez. La derrota por 3 a 1 frente a Lanús lo debilita: suma apenas un punto. "Creo mucho en lo que hacemos, en estos chicos. Podemos conseguir resultados de esta forma, no sé hacerlo de otra manera. Tenemos que jugar fácil, trabajar los aspectos individuales. Tenemos que seguir insistiendo. Y mejorar, siempre", reflexiona, al tiempo que acepta que puede cambiar de nombres y estrategia. "Avisé en su momento que cambiaba cuando las cosas iban bien y que no lo hacía cuando iban mal. Ahora cambiamos porque los jugadores me lo pidieron. Estos chicos pueden jugar mucho mejor", sostiene Heinze, habitualmente expuesto a polémicas, como en el caso del futuro de Thiago Almada, lejos de su mejor versión, sin contrato y apuntado por Boca.

"Lo que queremos es que vuelva a ser Thiago y que todos esos problemas que tiene. que no son problemas, es algo muy lindo., pero tiene 18 años y hay que estar con él. Nada más", suscribe, suerte de padre futbolero en el barrio de Liniers, en donde desde las 15.30 jugará frente a Newell's, su primera casa. El prólogo de su exitosa historia personal.

Por: Ariel Ruya
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.