Sufre Diego Maradona: Gimnasia ganaba, erró un penal y Patronato le empató en la siguiente jugada

Argentina Superliga
  • 1
Gimnasia La Plata

Gimnasia La Plata

  • Paolo Goltz
  • 1
Patronato

Patronato

  • Gabriel Ávalos
Máximo Randrup
(0)
8 de febrero de 2020  • 20:01

"¿Cómo te preparás para la final del mundo?", le preguntó una persona a otra -en pleno centro platense- cuando recién era lunes, y para el partido entre Gimnasia y Patronato faltaban varios días. El hombre no fue el único ansioso: el encuentro, en la ciudad de las diagonales, se vivió toda la semana. El otro señor, el que recibió la consulta, no vaciló en su respuesta: "Un poco nervioso, pero muy confiado". Así lo encaró el Lobo, con algo de preocupación y un montón de fe.

Esa convicción que tenían todos, hinchas e integrantes del plantel, se trasladó al resultado enseguida. A los cuatro minutos de juego, en la primera jugada de riesgo, el Tripero agrietó la resistencia visitante: tiro libre de Maximiliano Cuadra desde la derecha (un centro que pareció un pase) y cabezazo perfecto de Paolo Goltz para el 1-0. El gol, en el Bosque, provocó un estallido. El alarido resulta comprensible: nunca, en los compromisos como local de esta Superliga, había marcado el primer tanto. Había ganado, sí, pero después de dar vuelta un resultado adverso.

Sin embargo, a Gimnasia no le sale una. Luego de un trámite anodino, con escasas aproximaciones a los arcos, el Lobo tuvo -cerca del final- la gran chance de sacar dos de ventaja. Ni más ni menos que un penal. Cuando Néstor Pitana lo cobró, Diego Maradona celebró. Lo que nunca imaginó el director técnico es que en el minuto siguiente a su equipo le saldría todo mal. Lucas Barrios le acertó al palo y unos segundos más tarde Gabriel Ávalos definió al costado tras una buena corrida de Cristian Tarragona. De golpe, el marcador decía 1-1. El Bosque se convirtió en silencio. La ilusión se transformó en desazón.

"Lo último que voy a perder es la esperanza", dijo Maradona, en declaraciones a la televisión, cuando finalizó el partido. Lo bien que hace Diego en no resignarse. Más allá de que el empate representa un paso atrás en las aspiraciones del Tripero, que precisaba de una victoria para pasar a Patronato y salir del último puesto de los promedios, todavía quedan muchos puntos en juego: cuatro encuentros del presente torneo y la Copa de la Superliga.

Si para el Lobo el 1-1 significó un tremendo desencanto, para el Patrón fue un alivio. El elenco de Paraná evitó caer al último escalón de la tabla que más le importa y además esquivó una derrota cuando parecía condenado.

Se llevaron un punto cada uno, es cierto. Pero Gimnasia se llenó de preocupaciones y Patronato se colmó de esperanza.

El gol de Goltz

El penal fallado por Barrios

Ávalos lo empató

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.