El Independiente de Beccacece empezó con buen juego y un resultado corto

Sebatián Beccacece tuvo su estreno en Independiente; a pesar de la lluvia, no dejó su costumbre de caminar al lado de la cancha, y festejó el triunfo y la buena producción de su equipo.
Sebatián Beccacece tuvo su estreno en Independiente; a pesar de la lluvia, no dejó su costumbre de caminar al lado de la cancha, y festejó el triunfo y la buena producción de su equipo. Fuente: Télam
Christian Leblebidjian
(0)
25 de julio de 2019  • 07:59

El terreno internacional siempre fue una seducción para Independiente. La Copa Sudamericana 2019 aparecía como un camino en donde podía transitarlo con la ilusión de los aires renovados que aportó el entrenador Sebastián Beccacece. En ese sentido, el triunfo por 1-0 ante la Universidad Católica de Ecuador, por la ida de los octavos de final, fue positivo, aunque deja la serie abierta para la revancha que se jugará el 1° de agosto, en la altura de Quito (2850 metros).

Independiente salió a jugar con el esquema que más le gusta a Beccacece y con el que más practicó durante la pretemporada: el 4-3-3, con Franco Pizzini y Cecilio Domínguez en los extremos (por derecha e izquierda, respectivamente) y con Martín Benítez como "falso 9", teniendo en cuenta de que Cristian Chávez (exatacante de Aldosivi), el único refuerzo habilitado para esta instancia, arrancó en el banco de suplentes y ingresó a los 24 minutos del segundo tiempo en reemplazo de Domínguez. Domingo Blanco, Alexander Barboza, Sebastián Palacios y Andrés Roa deberán esperar para ponerse la camiseta en el plano internacional. No hubo apellidos nuevos sobre el césped del estadio Libertadores de América, aunque sí se intentó ver un equipo con más cambio de ritmo y velocidad del último dirigido por Holan.

El Independiente de Beccacece usó mucho los costados para atacar. Es cierto que un mediocampo compuesto por Pablo Hernández, Nicolás Domingo y Juan Sánchez Miño tiende a ser más lento, pero la explosión y velocidad fue compensada por Pizzini (se cansó de desbordar por la derecha a la espalda del lateral Cortez) en su tándem con el lateral Bustos (la mejor sociedad del local); y Benítez cuando logró acelerar en un campo rápido de frente al arco. Lo de Cecilio Domínguez fue por otro carril: su desequilibrio es más por habilidad que por explosión. El delantero paraguayo se hace peligroso cuando logra gambetear desde la banda izquierda al centro del ataque.

Juan Manuel Sánchez Miño y Nicolás Domingo fueron los mejores de Independiente en el estreno de Beccacece.
Juan Manuel Sánchez Miño y Nicolás Domingo fueron los mejores de Independiente en el estreno de Beccacece. Fuente: FotoBAIRES

Así fue el gol de Pablo Hernández en el segundo tiempo, con un cabezazo a la carrera (la importancia que los mediocampistas pisen el área) tras un centro pinchado -desde la izquierda- de Cecilio Domínguez. En la misma jugada estuvo fino Sánchez Miño, con la aceleración y un pase filtrado para que el paraguayo rompa líneas.

No fue casualidad que el propio Domínguez había tenido la chance más clara del primer tiempo, con ese toque sutil que dio en el travesaño tras un cambio de frente muy bueno de Domingo (jugó un partidazo el volante central); en el rebote no pudo Pizzini y el arquero Galíndez volvió a ganarle el duelo a Cecilio. Lo de Pizzini fue muy bueno desequilibrando como wing derecho, pero no siempre terminó bien las jugadas y, además, su fuerte nunca fue el gol.

En la cantidad de córners a favor (14, solo en el primer tuvo 8) se encuentra una explicación de cómo empujó en ataque Independiente. En cuanto al sello que busca Beccacece, en el debut se vio con todos corrieron, intentaron tener un gran despliegue, también se notó el intento de recuperar la pelota lo antes posible tras una pérdida en ataque, en campo rival. Y se buscó como apoyo seguido a Campaña: los pases atrás de los defensores del Rojo hacia su arquero sirvieron como "reseteo" tras una recuperación en campo propio.

Cecilio Domínguez, el autor de la asistencia en el gol de Pablo Hernández, fue uno de los destacados en la lluviosa noche de Avellaneda.
Cecilio Domínguez, el autor de la asistencia en el gol de Pablo Hernández, fue uno de los destacados en la lluviosa noche de Avellaneda. Fuente: Télam

Faltando 12 minutos, Beccacece dio una muestra de que no se conformaba con el 1-0: adentro Silvio Romero y afuera el lateral Silva, por lo que se corrió Sánchez Miño a esa posición defensiva y Benítez pasó como wing izquierdo. Quería una diferencia mayor, aunque no la consiguió.

La Universidad Católica de Ecuador es una de las revelaciones del torneo doméstico: se encuentra segundo, con 38 puntos, a tres del líder, Macará. El conjunto de Quito, que juega como local en el estadio Atahualpa, a unos 2850 metros sobre el nivel del mar, cierra una semana sensacional para los conjuntos ecuatorianos que se mantienen en los octavos de final de la Copa Libertadores. El martes pasado, en la altura, Liga Deportiva de Quito (Adrián Gabbarini, exIndependiente) se impuso por 3 a 1 sobre Olimpia y una noche más tarde, Emelec (Leandro Vega, surgido en River) provocó un gran suceso, al superar a Flamengo por 2 a 0.

Ante Independiente no buscó defenderse, aunque bajo la lluvia de Avellaneda corrió más detrás de la pelota que con ella en su poder. El paso a los cuartos de final sería una sorpresa, sustentada en el medio local en un lauro reciente: el desempeño del seleccionado Sub 20, que alcanzó un histórico tercer puesto en el Mundial de Polonia. En cambio, en la Copa América de Brasil, el equipo mayor fue eliminado en la primera rueda.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.