Boca venció a Inter con un gol de Tevez y la 10 de Maradona, y se ilusiona en la Libertadores

Carlos Tevez y un emotivo festejo, en homenaje a Maradona.
Carlos Tevez y un emotivo festejo, en homenaje a Maradona. Fuente: Reuters - Crédito: Diego Vara
Pablo Lisotto
(0)
3 de diciembre de 2020  • 00:30

Con la 10 de Diego Maradona sobre su piel, Carlos Tevez le dio a Boca un gol más que importante con el que derrotó 1 a 0 a Inter en Porto Alegre y se ilusiona con avanzar a los cuartos de final de la Copa Libertadores.

Después de que Salvio aprovechara una desconcentración defensiva, el Apache recibió el pase casi en la puerta del área chica, giró sobre su eje y su remate, mordido, entró al arco casi pidiendo permiso. Carlitos celebró quitándose su camiseta número 10, y exhibiendo la 10 que usó Maradona en 1981, en homenaje al ídolo, fallecido el miércoles de la semana pasada y recordado en todos los campos de juego desde entonces.

Ese gol, con todo ese simbolismo, ajustició un partido desvirtuado por el diluvio que cayó en Porto Alegre antes, durante y después. El equipo conducido por Miguel Russo exhibió una imagen muy buena. Salvo por un breve lapso al inicio del segundo tiempo, fue siempre protagonista y buscó más que su rival. De hecho, hizo méritos suficientes para volverse de Brasil ganador.

El resumen del partido

Pero el campo de juego estuvo complicado. El agua que cayó sobre el Beira Río complicó el buen drenaje del césped. Y entonces, con el correr de los minutos todo lo que se veía verde fue tiñéndose barro y los panes de pasto volaron por los aires ante cada pisada.

La lluvia, entonces, se convirtió en un actor casi protagónico en el desarrollo del juego. Porque cada pelota dividida fue un riesgo. Campuzano, a los 3m, resbaló de más y chocó con D'Alessandro, en una acción que pudo haber terminado en penal para los locales. Más tarde, a los 20, algo similar le ocurrió a Galhardo, que fue a bloquear una salida de Andrada y, sin intensión, tocó al arquero y fue amonestado.

Ese mismo factor externo fue un riesgo para la última línea de cada equipo. A los 20 segundos Andrada ya estaba descolgando el primer centro, pero diez segundos más tarde se le escapaba una pelota fácil al córner.

Tuvo varias Boca. Y, salvo esa de Tevez, todas las desaprovechó. Fabra la picó para el ingreso de Carlitos, pero la pelota hizo patito y el riesgo se diluyó. Hubo un remate desde afuera del área de Cardona, pero el rebote en un rival desactivó el riesgo. Un pase filtrado de 40 metros de Cardona para que se proyecte Fabra fue frenado por el agua. Villa tuvo el gol a los 31. Encaró a Moledo y le ganó en velocidad. Pero definió mal y cruzado, y el balón se fue a un costado del poste derecho de Lomba. Dos minutos después un centro de Tevez fue aprovechado por Izquierdoz, que cabeceó la pelota, que se apenas por arriba, y el mismo zaguero metió otro cabezazo desviado luego de un corner de Cardona. Sobre el final de la primera etapa, Villa remató desde afuera del área e hizo lucir a Lomba.

Carlos Tevez y la cinta de capitan en homenaje a Diego Maradona.
Carlos Tevez y la cinta de capitan en homenaje a Diego Maradona. Crédito: Diego Vara

La lucidez de Cardona no fue aprovechada por sus compañeros. Aún con todas las complicaciones de la lluvia, el volante colombiano ofreció una clase abierta de pases en profundidad, pausa, visión de juego, tranquilidad y precisión. Pero Villa se equivocó casi siempre a la hora de cerrar la jugada con un centro preciso, y Fabra se expuso a amonestaciones al chocar contra defensores rivales. Si quedaba alguna duda, la presencia de Cardona es fundamental para este equipo de Boca.

Boca y un Sentido homenaje a Diego Maradona.
Boca y un Sentido homenaje a Diego Maradona. Fuente: AFP - Crédito: Diego Vara

Sorprendió que ninguno de los dos equipos probase más con remates de media distancia. Con el campo mojado, los tiros desde lejos complican a los arqueros. Lomba y Andrada, agradecidos.

De hecho, cerca del final Inter tuvo el 1 a 1 de ese modo. Un tiro libre de Leandro dejó paralizado a Andrada. Pero la pelota dio en el poste y salió del área. Fue el toque de fortuna de la noche. La moneda cayó del lado azul y oro.

Andres D''Alessandro
Andres D''Alessandro Fuente: Reuters - Crédito: Diego Vara

Inter fue intenso, sobre todo en la primera mitad del primer tiempo. En ese lapso los hilos los manejó Andrés D' Alessandro, con una frescura y un estado físico que contrastó la edad que marca su documento: en abril cumplirá 40 años. Aunque solo jugó esa etapa.

En el complemento Boca atacó hacia el lado con menos acumulación de agua. Pero fue menos profundo en sus ataques. Al mismo tiempo, Inter primero equilibró las acciones y luego cobró más protagonismo. Y allí Boca exhibió su fortaleza defensiva. Con concentración y presencia física.

Miguel Angel Russo, durante el encuentro entre Internacional y Boca Juniors.
Miguel Angel Russo, durante el encuentro entre Internacional y Boca Juniors. Crédito: Diego Vara

El Xeneize vuelve a Buenos Aires con mucha ilusión. Porque además de sumar una valla invicta más al ciclo Russo (sólo pudo anotarle Caracas, en Venezuela, en el debut), el gol en suelo visitante y, sobre todo, el triunfo, lo ubica en una posición inmejorable para sellar la clasificación el miércoles próximo en la Bombonera.

Pero más allá de todo eso, lo más valioso es que Boca mostró una actitud y una búsqueda de protagonismo necesarios para intentar llegar lo más lejos posible en la Libertadores.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.