La alegría volvió a las calles de Francia, desvelada por la final de la Eurocopa