"La paternidad es algo inédita"

Tabárez opta por la prudencia pese a la racha positiva: "no creo que Boca esté cuatro goles por encima de River", dice
(0)
30 de enero de 2002  

Prudencia parece ser la primera palabra en el diccionario de Oscar Washington Tabárez. El DT no se permite una licencia para disfrutar desmesuradamente la última goleada por 4 a 0 ante River, en Mar del PLata. Rechaza la palabra drama y la euforia desmedida. Respeta el perfil bajo como algo bíblico y se mueve con cuidado para no caer en la tentación de agrandarse por un par de buenos resultados. Para el Maestro, el tercero y último superclásico de verano es un capítulo aparte.

"Cada partido tiene su historia. No me quedo con la goleada del otro día porque sería dar ventajas. Cuando uno se cree superior es cuando comienza a perder los partidos. Hay que ser prudentes", sostuvo el uruguayo.

En estos partidos estivales que actúan como sparring para las peleas que valen en serio -el torneo Clausura y Copa Libertadores- Boca mostró una mejor forma física y futbolística que River. "La verdad es que la paternidad es algo inédita, aunque se generaliza un poco. Se habla de una racha cuando no hay ni un éxito del rival, pero esporádicamente River ha conseguido algún que otro triunfo sobre Boca. Es todo muy subjetivo. El otro día leí en un matutino el título "El fin de una paternidad" y no lo entendía, porque sólo fue un triunfo por penales y en un partido donde Boca había sido muy superior. Pero bueno... Una de mis hijas (Tania) es periodista y sé cómo son estas cosas", comentó Tabárez.

La goleada entre rivales de semejante talla, como lo son River y Boca, está marcada hoy en el fútbol como algo excepcional. El Maestro Tabárez coincide. "No creo que Boca esté cuatro goles por encima de River. En el fútbol los títulos nobiliarios no existen. Es muy democrático, por eso no hay que creerse que semejante goleada y tal dominio sobre un equipo se repetirá indefinidamente".

Muchos hablan de que la supremacía de Boca es una cuestión de piel, de orgullo, de amor propio. De lo que sí está seguro el DT es que no se gana por los colores. "Boca no derrota siempre a River por la camiseta o porque un destino lo marca. Cada uno tiene sus cábalas, pero yo no creo en esas cosas . Va en contra de lo que veo y pienso del fútbol", dijo el entrenador xeneize.

Tabárez es consciente que para River es el partido del desquite. "Ellos no van a querer perder el clásico de ninguna manera, lo sé. Habrá que ver que pasa, como manejan esa racha que dramatizan demasiado. Le está pasando lo mismo a los que no ganan campeonatos desde hace tiempo y, tal vez, los intimida, o piensan que algo puede pasar. Los futbolistas somos seres humanos y tenemos nuestras grandezas y nuestras miserias. Lo que sienta uno, lo que piense, lo que dramatice, va a determinar la tendencia de un resultado".

Otro tema son los repetidos incidentes entre las hinchadas de ambos equipos. "Los hechos de violencia son condenables, pero no ocurre sólo con Boca y River. Es un mal que se ha instaurado en el fútbol argentino y dramatizarlo ahora como una cuestión inédita no me parece justo. Lo que está claro es que hay que tratar de erradicar la barbarie de las canchas".

El Maestro Tabárez sabe lo que es festejar en los clásicos. Ganó 11, empató 5 y perdió 1. Hoy busca llegar a la docena de triunfos y solidificar una paternidad "inédita".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?