La selección inclasificable: todavía no se sabe dónde está parada