Lanús-Estudiantes, por la Superliga: otro empate, una complicación para las pretensiones del local de entrar en la Libertadores

Fuente: LA NACION - Crédito: Fabián Marelli
Gustavo Ronzano
(0)
1 de marzo de 2020  • 21:57

Otro empate, el cuarto en cadena para Lanús en esta Superliga. Otra noche de esas que pasan pronto al olvido para Estudiantes. Es cierto, en el segundo tiempo se abrieron las aguas, el tránsito fue más fluido y al menos llegaron al gol. Punto y aparte. El fútbol del bueno, el que vale la pena, brilló por ausente.

Lanús no sólo venía de ganar su continuidad en la Copa Sudamericana a pesar de los sufridos noventa minutos de vuelta en Quito frente a Universidad Católica de Ecuador. También tuvo en la semana otro motivo para esbozar una sonrisa de jactancia: el viernes se coronó campeón de Reserva por tercera vez en su historia. Sólo había logrado ese título en las temporadas 1997/98 y 2010/11. El equipo cuyo capitán es el senegalés Ousmane Ndong (marcador central de 20 años) y su técnico, Rodrigo Acosta –hermano de Lautaro-, dio vuelta la historia frente a Estudiantes y luego de ir 2-0 abajo terminó venciendo por 4-2. Este domingo, en el entretiempo, los flamantes campeones recibieron su merecido reconocimiento.

El resumen del partido

Pero claro, al margen de la satisfacción copera y de la alegría de los chicos, el equipo de Luis Zubeldía enhebraba tres empates al hilo en la Superliga: con Argentinos de visitante, con Newell’s de local y con Atlético en Tucumán. Y sabe muy bien que no puede seguir dejando tantos puntos en el camino para ingresar en la próxima edición de la Copa Libertadores.

El problema que tuvo fue que cayó de entrada en la telaraña tejida por Estudiantes en el medio. El conjunto de Gabriel Milito, que venía de un empate y dos derrotas seguidas, salió con una defensa nueva, en la que Colombo fue el lateral derecho, Mascherano el segundo central al lado de Schunke, y Mura sobre la izquierda. El sistema de contención pergeñado por el visitante dejó sólo a Mateo Retegui adelante. Entonces, Estudiantes deambulaba entre un 4-4-1-1 con Gastón Fernández detrás de Retegui y un 4-1-4-1, con Iván Gómez bien metido entre los centrales y la Gata en la misma línea de Angel González, Nahuel Estévez y Lucas Rodríguez.

El gol de Marcelino Moreno después de una gran jugada colectiva pareció encender el partido en el inicio de la segunda etapa. Estudiantes mejoró con los ingresos de Diego García y Darío Sarmiento. Igualó Colombo. Y el empate ya no se fue más.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.