Lionel Messi se va de Barcelona: las cinco razones que lo llevaron a dar un portazo

Messi se va de Barcelona: el desgaste terminó con una exitosa relación de dos décadas
Messi se va de Barcelona: el desgaste terminó con una exitosa relación de dos décadas Crédito: EFE
(0)
25 de agosto de 2020  • 18:26

Lionel Messi no quiere seguir en Barcelona. El desgaste del rosarino con la comisión directiva que preside Josep María Bartomeu fue progresivo. Acumuló malestar por una gestión que él consideraba que no daba cumplimiento a su mayor deseo: armar fuertes proyectos futbolísticos para seguir ganando títulos. A continuación, los motivos del portazo que Messi dio hoy y que retumba en todo el mundo.

  • Neymar no, Griezmann si. Para volver ganar la Champions League como en 2015, Messi consideraba importante la vuelta de Neymar, que se había ido a PSG en 2017. Al poco tiempo, el brasileño se arrepintió de mudarse a París. Barcelona asegura haber hecho todo lo posible por recuperarlo, pero encontró un límite con los 300 millones de euros que fijó el club francés, que lo había contratado por 222 millones. A Messi le quedaron dudas del esfuerzo hecho por los dirigentes. "Sinceramente, no sé si el Barça hizo todo lo posible para su regreso. Pero es cierto que negociar con el Paris Saint-Germain no es fácil", había expresado el rosarino. Una temporada después, Barcelona contrató a Antoine Griezmann por 120 millones para el Atlético de Madrid. Un año antes, el delantero francés había coqueteado con Barcelona para finalmente conseguir una mejora del contrato con el Atlético. Ese juego a dos puntas de Griezmann provocó desconfianza en Messi y parte del plantel, si bien después la convivencia en el vestuario fue cordial por el espíritu amigable de Griezmann.
  • El despido de Valverde y la falta de química con Setién. Tras la eliminación en las semifinales de la Supercopa de España ante Atlético de Madrid, la destitución de Ernesto Valverde tomó por sorpresa a Messi, que se sentía a gusto con el entrenador. "Lo viví mal, porque se iba aparte de un gran entrenador una grandísima persona", lo despidió Leo. Bartomeu decidió pegar el volantazo en la conducción del equipo tras la reunión que mantuvo con Gerard Piqué, Sergi Busquets y Sergi Roberto, los otros capitanes del plantel. Messi no participó del cónclave. La contratación de Quique Setién no fue vista como una solución por Messi. Pasaron los partidos y el equipo daba señales inquietantes. "Hoy por hoy, con este nivel no nos alcanza para la Champions League", expresó Messi cuando Barcelona perdió el primer puesto en la Liga de España y ya no pudo alcanzar más a Real Madrid. Para agravar la situación, Messi tenía rechazo por los modos de Eder Sarabia, ayudante de Setién, a quien le hizo un gesto de desplante durante la pausa de refresco en un partido.
  • Abidal, otro frente de conflicto. Eric Abidal fue compañero de Messi en sus primeros tiempos en Barcelona. El francés regresó a la estructura del club como secretario técnico y la sintonía no fue la misma, sobre todo cuando justificó la salida de Valverde en lo poco que se estaban entrenando los jugadores. "Que dé nombres", lo desafió Messi. "No sé qué le pasó a él por la cabeza para decir eso; yo respondí porque me sentí atacado. No podía dejar pasar que el director deportivo me atacara de esa manera", expresó Messi en una entrevista con Mundo Deportivo.
  • Cuentas falsas y las rebajas de los salarios. "La verdad que yo veo raro que pase una cosa así. Habrá que esperar a ver si es verdad o no", expresó un desconfiado Messi cuando se destapó el caso de la contratación de Barcelona de una empresa que a través de cuentas falsas se dedicaba a erosionar la imagen de figuras vinculadas con Barcelona, como Guardiola, Piqué, Messi, Xavi, Puyol y Laporta, y a favorecer la reputación de los dirigentes. Con la llegada de la pandemia y la consecuente crisis económica, los dirigentes hicieron llegar a los medios el malestar por la tardanza de los jugadores en aceptar una rebaja en sus salarios. Desde el plantel argumentaron que siempre estuvieron dispuestos a hacer un recorte y que los dirigentes intentaban poner a la opinión pública en su contra.
  • La decisión de Ronald Koeman. El flamante director técnico holandés eligió prescindir de Luis Suárez. El uruguayo es amigo de Messi, y sobre todo, un socio futbolístico con el que conformaron un ataque inolvidable desde la llegada de Suárez al conjunto blaugrana, primero como parte del tridente con Neymar, y luego con Antoine Griezmann, más allá de que una lesión en la rodilla lo tuvo a maltraer en la última temporada. Este fue el último de los motivos que llevaron a Lionel Messi a cerrar su etapa en Barcelona, a casi 16 años de su debut en primera división.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.