Lucas Robertone, el volante de Vélez que tenía de modelo a Banega y copiaba a Ronaldinho: "Heinze nos enseñó a entender el fútbol"

Lucas Robertone, un volante con gol que destaca el trabajo que hizo Gabriel Heinze en Vélez
Lucas Robertone, un volante con gol que destaca el trabajo que hizo Gabriel Heinze en Vélez Crédito: Prensa Velez
Andrés Vázquez
(0)
17 de junio de 2020  • 08:00

En un fútbol argentino donde las presiones y las urgencias suele devorarse a las promesas, su crecimiento no conoce el fracaso. Cuando la pelota comienza a rodar, en el diccionario de Lucas Gastón Robertone tampoco existe la palabra temor. Quizás sean sus 23 años y los 73 partidos en la primera de Vélez los que lo curtieron de coraje y ambiciones. Quizás, simplemente, sea su manera de entender este juego la que lo hace vivir un presente muy bueno y lo invita soñar con un futuro grande. "Yo siempre quise jugar al fútbol, pero nunca me desesperé por ser futbolista", reconoce. Y lo hace sin ponerse solemne, con la naturalidad de un pibe que encontró otros motivos para ser feliz en un ambiente lleno de presiones y exigencias.

Fuera del campo de juego, este muchacho nacido en Concordia, Entre Ríos, se pone serio cuando repasa, detalle a detalle, el último año y medio de su vida deportiva. Las escenas de sus recuerdos casi siempre transcurren en la Villa Olímpica de Vélez, ese lugar que conoce tanto como el verde césped del José Amalfitani, al que no pisa oficialmente desde el 4 de marzo (derrota 0-1 ante Godoy Cruz) y desde donde dispara las imágenes mentales al momento de iniciar la charla con LA NACION. "Extraño la rutina de los entrenamientos y los partidos, pero no estoy desesperado por la vuelta al fútbol. Primero hay que pensar en la salud. Esto va para un tiempito largo y hay que armarse de paciencia y distraerse con otras cosas", analiza.

-¿Qué hacés para no dejarte ganar por la ansiedad?

-Para no comerme la cabeza, salí un poco de la burbuja del fútbol y opté por ocupar el tiempo en cosas que, por la vorágine propia de mi profesión, no suelo hacer. Más que nada porque todavía nadie sabe decir o responder con exactitud sobre alguna fecha concreta de regreso. En la vida normal, muchas veces se me pasaba por alto el llamado a los viejos, las charlas con los amigos o ayudar a mi novia en las cosas de la casa. Ahora hay tiempo para todo.

"Me gustaría que me dirija Gallardo", dice Robertone, que también siente que puede ser el momento de dar el salto a Europa
"Me gustaría que me dirija Gallardo", dice Robertone, que también siente que puede ser el momento de dar el salto a Europa Crédito: Prensa Velez

-¿No crees que esta situación frena un poco tu proyección profesional?

-Estaba atravesando un buen momento y tenía muchas expectativas de que este año se pueda dar alguna transferencia a Europa. Sobre todo, porque a principio de año hubo un interés de un club de Portugal. Si no se da ahora, habrá que esperar, esto modifica los tiempos, pero no el objetivo. Es algo excepcional y todos los jugadores estamos en la misma situación.

-¿Cómo pensás que va a ser la vuelta al fútbol?

-No va ser fácil volver. De hecho, en Europa se está viendo las lesiones que están teniendo los jugadores, una cantidad más frecuente de lo habitual; eso hace pensar que va a ser difícil, que nos va a costar a todos. Va a ser un proceso largo y complejo para todos, que va a tener que llevarse de a poco para evitar complicaciones a futuro.

-¿Qué te genera afrontar un ciclo nuevo con Mauricio Pellegrino como DT?

-La llegada de un nuevo cuerpo técnico genera ganas, incertidumbre y muchas expectativas. Habrá que adaptarse a lo nuevo que proponga Mauricio, a sus métodos de trabajo y a la idea de juego que quiera ejecutar. Si hay que algo que no va a cambiar, es nuestra condición de futbolistas profesionales; así que debemos ayudar al entrenador para entendernos rápido.

Lucas Robertone, de 23 años, reconoce: "Yo siempre quise jugar al fútbol, pero nunca me desesperé por ser futbolista"
Lucas Robertone, de 23 años, reconoce: "Yo siempre quise jugar al fútbol, pero nunca me desesperé por ser futbolista" Crédito: Prensa Velez

-¿Qué sabés de Pellegrino?

-No lo conozco mucho como entrenador. Sé de su trayectoria en Europa y en clubes de la Argentina. Es un buen técnico, con una buena idea. Es del club, algo que es muy bueno. Espero que venga para ayudar al equipo, ya que nosotros lo vamos a ayudar para que todo sea más fácil y rápido.

-¿Te sorprendió la partida de Gabriel Heinze?

-Me dolió mucho su decisión, pero no me sorprendió. Gabriel siempre nos fue sincero y cada situación que no era de su agrado las hizo saber. En los dos años que estuvo al frente del equipo nos ayudó a cumplir muchos objetivos, tanto individual como colectivamente. Habíamos logrado una identidad de juego y los resultados se nos estaban dando. Pero bueno, tomó esa decisión y hay que respetarlo.

-¿Cuál fue la causa de ese vínculo fuerte que generó con ustedes?

-No hay nada mejor para un jugador que tener un DT honesto y que diga las cosas de frente. Gaby nunca fue de andar ocultando diferencias. Lo mismo a la hora de reconocerte cosas buenas. Y todo lo que nos decía, tanto lo malo como bueno, era para hacernos crecer.

-¿Cuánto de necesario fue para este plantel joven un DT riguroso y frontal como Heinze?

-A muchos nos ayudó a cambiar nuestra manera de pensar y nos obligó a ser más profesionales. Es muy temperamental, eso lo saben todos, y vive los partidos y los entrenamientos como nadie. Pero es un buen tipo, sabe escuchar y es muy sincero. Nos daba todas las herramientas que nos ayudaban en el día del partido. Heinze nos enseñó a entender el fútbol.

Robertone elogia a los DT que lo marcaron: "Marcelo Gómez y Gabriel Heinze. El Negro me hizo debutar en primera y me abrió las puertas al fútbol profesional. Y Gaby me exigió al máximo para que explotara mis virtudes".
Robertone elogia a los DT que lo marcaron: "Marcelo Gómez y Gabriel Heinze. El Negro me hizo debutar en primera y me abrió las puertas al fútbol profesional. Y Gaby me exigió al máximo para que explotara mis virtudes". Crédito: Prensa Velez

-¿En qué cosas era más estricto?

-Fue bastante estricto con el tema del peso. Al principio fue difícil porque no estábamos acostumbrados, pero nos vino bien. Nos hizo entender que los mínimos detalles, como el peso, el estado físico, se ven reflejado en lo que uno hace dentro del campo y mismo en los entrenamientos, que son bastante intensos.

-Vos sufriste en carne propia el enojo de él por llegar tarde a una la pretemporada, ¿cómo fue ese cara a cara?

-Fue una charla dura, pero muy sincera y positiva. Lo que me dijo me lo guardo para mí, pero me ayudó a crecer futbolística y humanamente. Después de esas macanas, él siempre intentó darme una enseñanza para mi futuro profesional.

-Públicamente te defendió cuando te criticaron por ir a ver un partido de Boca, ¿hoy crees que fue desafortunado ir a la Bombonera?

-Para muchos fue un error y para otros no. Después de ese hecho, aprendí y acepté lo que es la profesión del futbolista y que hay conductas o acciones que no las puedo tomar como normales. Nunca se me pasó por la cabeza que podía faltarles el respeto a los hinchas de Vélez. Fue algo que hice sin pensar. O sin tener en claro la maldad de algunos.

Lucas Robertone está en Vélez desde los 13 años; arrancó como doble 5 y Heinze lo potenció para que pise más el área rival; ya suma 11 goles con la camiseta de El Fortín
Lucas Robertone está en Vélez desde los 13 años; arrancó como doble 5 y Heinze lo potenció para que pise más el área rival; ya suma 11 goles con la camiseta de El Fortín Crédito: Prensa Velez

No existen imágenes grabadas en alguna canchita de la ciudad de Concordia en la que el hijo de Hugo y Silvia, todavía un nene, dejara constancia de su sueño. Tampoco recortes del diario local, cuando asomaba como una de las promesas de categoría 97 del Club Salto Grande, junto a Eric Ramírez, Germán Guiffrey, ambos jugadores de Gimnasia y Esgrima La Plata, y Marcos Senesi, ex San Lorenzo y actualmente en Feyenoord de Holanda. Todos los recuerdos de sus orígenes futbolístico, Robertone los tiene guardados en su memoria. "Eric era el crack, el que hacía diferencias", comenta Lucas, quien, a los 13 años, luego de varias pruebas, fichó para el Fortín. Al principio, todo fue diversión y aprendizaje. Hasta que, en 2016, de la mano de Marcelo Gómez, debutó en primera y rápidamente dejó constancias de sus condiciones; ese mismo año, fue galardonado por la AFA como el mejor jugador amateur. Hoy, con 23 años, es una de las figuras de Vélez. Tiene marca, despliegue y mucha llegada al área rival, algo que evidencian los 11 goles que lleva anotado en su carrera.

-¿Cuánto potenció Heinze tu faceta goleadora?

-Por una cuestión de físico y técnica, venía jugando de doble cinco ofensivo, con la cancha de frente. Pero no pisaba tanto el área. Cuando llegó Gaby me empezó a usar más de interno posicional, porque quería que aprenda a jugar de espalda. "Me decía que me la quería complicar para que explotara mejor mis condiciones". Siempre le buscaba una vuelta de tuerca para complicármela y exigirme. Por suerte le respondí como quería.

-Muchos de tus goles fueron de tiro libre, ¿sos de perfeccionar la pegada?

-Desde que jugaba en inferiores siempre me gustó patear los tiros libres. Y me peleaba si alguien no me dejaba patearlos. Siempre confié mucho en mi pegada, pero después que entre o no depende mucho de la observación y los detalles. Así que cuando llegué a la reserva empecé a quedarme post entrenamiento para trabajarla un poco más. Una vez en primera, me tuve que armar de paciencia para que Mauro Zarate o Nico Domínguez me dejaran patear.

-¿Qué jugador admirás?

-El jugador que siempre me gustó, sobre todo por el puesto en que se desempeña, es Ever Banega. Es muy completo y fino para jugar, hasta tiene una buena pegada. Otro que también miraba mucho para copiarle cosas de su pegada era Ronaldinho. Si bien el gesto técnico es diferente, la forma recta de pararme frente a la pelota para lograr que suba y baje de golpe, se la copie a él.

-¿Cuál es la persona que más te marcó?

-Son dos: Marcelo Gómez y Gabriel Heinze. El Negro me hizo debutar en primera y me abrió las puertas al fútbol profesional. Y Gaby me exigió al máximo para que explotara mis virtudes; me ayudó a madurar. Estoy muy agradecido que me haya tocado en esta edad.

Lucas Robertone está pasando la cuarentena con su novia Sol y su perro Simón: "Extraño la rutina de los entrenamientos y los partidos, pero no estoy desesperado por la vuelta al fútbol. Primero hay que pensar en la salud", acota
Lucas Robertone está pasando la cuarentena con su novia Sol y su perro Simón: "Extraño la rutina de los entrenamientos y los partidos, pero no estoy desesperado por la vuelta al fútbol. Primero hay que pensar en la salud", acota Crédito: Instagram

Dentro del micromundo velezano, Lucas Gastón Robertone es una de las joyas con destino de gloria marcado. Sin embargo, es tan natural para dar respuestas que termina por descolocar a su interlocutor: su extrema simpleza lo ubica, al menos por ahora, en un lugar muy lejano al del divismo habitual del futbolista medio. Cuenta, al pasar, que vive con Sol, su novia desde hace cuatro años, y con Simón, su perro de raza Golden; que tiene muchos amigos dentro del fútbol y que le encanta mirar partidos. Aunque no se define como un obsesivo. Como a casi todos los jóvenes jugadores le gusta la PlayStation, pero aclara- "sin desesperación". Además, le encanta pasar el tiempo viendo series, armar rompecabezas, ejercitar la mente con juegos de mesa y escuchar música. Su banda favorita es Los Redonditos de Ricota, al punto que lleva ese fanatismo tatuado en uno de sus gemelos y en su espalda.

-¿Siempre quisiste ser futbolista?

-Hasta que no quedé en Vélez, nunca pensé que podía vivir del fútbol. Nunca tuve la presión de llegar a primera. Me acuerdo que mi viejo me decía que si yo, en algún momento, estaba mal, que me vuelva a casa y haga otra cosa. Tal vez, por eso se me hizo más fácil llegar y hoy soy futbolista.

-Desde el lado futbolístico, ¿cuál es el horizonte ideal? ¿selección argentina? ¿Europa?

-Creo que estoy en el momento justo para dar el salto alguna liga europea. La carrera del futbolista es corta y hay que aprovechar los buenos momentos para seguir creciendo, tanto deportiva como económicamente. Además, el año viene tengo como objetivo participar en los Juegos Olímpicos con la selección.

"Vélez es mi familia. Siempre le voy a estar muy agradecido por todo lo que me brindó desde que llegué", dice Robertone
"Vélez es mi familia. Siempre le voy a estar muy agradecido por todo lo que me brindó desde que llegué", dice Robertone Crédito: Prensa Velez

-¿Pensás que estando en Europa podés tener más chances de jugar en la selección?

-Eso es relativo. La posibilidad de jugar en la selección depende mucho del nivel que uno tenga. No necesariamente tenés que jugar en Europa para que te citen. Pero ayuda a sumar roce y te prepara mejor. Ojalá pueda cumplir mi sueño de participar en un Mundial.

-¿En qué liga te gustaría jugar?

-Si tuviese que elegir una, me quedo con la española. Creo que me adaptaría mucho más fácil que a las otras. Básicamente por el idioma y mi estilo juego.

-¿Y si te llaman de Boca o River?

-Me gustaría que me dirija Gallardo. Sabe mucho de fútbol y creo que podría aprender muchas cosas. Si hoy me llegaran una oferta de River y otra de Boca, elegiría River. En un futuro, dependerá del momento, tanto mío como del club que tenga mi pase.

-¿Qué significa Vélez en tu vida?

-Es mi segunda casa porque vine de muy chico, prácticamente en mi infancia, y conozco más a este club que a mi casa. Para mí, Vélez es mi familia. Siempre le voy a estar muy agradecido por todo lo que me brindó desde que llegué. El día que me toque irme lo voy a extrañar mucho.

Otro elogio de Robertone para Heinze: "A muchos nos ayudó a cambiar nuestra manera de pensar y nos obligó a ser más profesionales"
Otro elogio de Robertone para Heinze: "A muchos nos ayudó a cambiar nuestra manera de pensar y nos obligó a ser más profesionales" Crédito: Prensa Velez

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.