Luego del tatuaje tras el oro olímpico, Neymar se tiñó de rubio