Marcelo Bielsa no pudo ingresar en el entrenamiento de Lille por la suspensión que le aplicó el club