Passarella dejó sus pies marcados en Mónaco: fue distinguido como leyenda en el Golden Foot