Esta vez a Racing no le alcanzó con la actitud: el líder apenas igualó con Banfield

Racing no pudo con Banfield
Racing no pudo con Banfield Fuente: LA NACION - Crédito: NA
Nicolás Zuberman
(0)
25 de noviembre de 2018  • 14:07

A los 20 minutos del segundo tiempo, cuando el cero a cero parece inamovible en el Cilindro de Avellaneda, Leonardo Sigali va a presionar a Mauricio Arboleda, el arquero de Banfield. Esa es la imagen de Racing, un equipo que se metió en la cabeza que tiene que salir campeón. Con esa actitud encara los partidos, con esa mentalidad que tiene en Lisandro López a su bandera. Muchas veces le alcanzó con eso, además de los momentos de buen fútbol y de las distintas variantes para poder abrir un partido. Ayer no: sus intentos terminaron en eso. Y el 0 a 0 quedó estampado en el resultado.

Hasta ahora, en estas doce fechas, no se le había presentado un partido así al líder del torneo. De esos en los que la tensión se hace protagonista porque la ventaja no llega mientras los minutos pasan. Con la buena racha de sus delanteros Cristaldo y López, con algún zapatazo de Fernández o con alguna jugada de pelota parada, la Academia siempre había logrado abrir los partidos más allá del resultado final. Anoche, el grito no pudo salir de la garganta.

La más clara estuvo en los pies de Ricardo Centurión, que con la pelota picando en el área sacó una volea que explotó en el pecho de Arboleda, la figura del encuentro. Todavía faltaban casi quince minutos, pero a esa altura el cero ya parecía enorme. Si este Racing-Banfield podía ser la aspirina para un fin de semana triste para el fútbol argentino, con dos clásicos nunca se jugaron, terminó siendo en la misma línea: la alegría no llegó para ninguno de los dos equipo y no hubo goles en Avellaneda.

A diferencia de lo que ocurrió con el papelón de River-Boca y con el clásico postergado de San Lorenzo-Huracán, el partido más atractivo que se jugó en el fútbol argentino este fin de semana terminó sin emociones. En lo que va del año, fue el primer cero a cero para el equipo de Coudet en la Superliga. Sólo había obtenido ese resultado en el partido de ida ante River por los octavos de final de la Libertadores.

Un dato que sirve para entender el fastidio con el que terminó la noche Racing, un equipo que se había acostumbrado a encontrar rápido los caminos al gol. Esta vez, se fue al entretiempo sin poder convertir. Pero la Academia había tenido situaciones para ponerse en ventaja. Al menos, cinco. La más nítida llegó en la última, cuando Jonathan Cristaldo recibió en el borde del área de espaldas pero logró girar y sacar el zurdazo que dio en el palo. Antes, el centrodelantero le había puesto la cabeza a la mejor jugada colectiva del equipo local, pero la pelota se fue apenas ancha. Centurión, quizá con su partido más desequilibrante en esta segunda mitad del año, también tuvo dos disparos desde adentro del área pero no logró lastimar el arco de Mauricio Arboleda.

La Academia puso en la cancha casi el mismo equipo que venció a Gimnasia en el Bosque, hace dos semanas. Sólo tuvo el regreso de Renzo Saravia por Iván Pillud. Está muy lejos de ser el ideal de Eduardo Coudet, pero las lesiones no le dan tregua al plantel. Matías Zaracho pudo reaparecer desde el banco de suplentes pero el Chacho no contó con Augusto Solari, Marcelo Díaz, Maximiliano Cuadra y Gustavo Bou. Además, Eugenio Mena debía cumplir la suspensión por cinco amarillas.

Solari, Zaracho, Mena y Díaz fueron jugadores fundamentales en el Racing que llegó a la punta del campeonato. Sin ellos, la Academia por momentos se vuelve un equipo con pocas sorpresas. Sólo Saravia y Centurión aparecen al vacío y se animan a romper líneas. Los demás son futbolistas de tenencia y posesión. Sin embargo, pese a que el equipo visitante se plantó con las dos líneas de cuatro que suele llevar el sello de Julio César Falcioni, los caminos al arco de Banfield igual aparecieron. Pero los tapó Arboleda.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.