River-Atlético Tucumán: el equipo de Gallardo goleó, pero no pudo completar la remontada

Argentina Copa de la Superliga Cuartos de final
  • 4
River Plate

River Plate

  • Ignacio Fernández /
  • Lucas Pratto
  • Matías Suárez /
  • Lucas Pratto
  • 1
Atlético Tucumán

Atlético Tucumán

  • Javier Toledo
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
14 de mayo de 2019  • 21:10

No había margen de error. La apuesta era a todo o nada. River debía desplegar todo su arsenal para exprimir al máximo sus virtudes, achicar al mínimo sus déficits y ser lo más contundente posible para soñar con la remontada. Lo hizo. Estuvo a tiro. Lo mereció. Pero no le alcanzó. El 4-1 fue un resultado demasiado corto para el trámite del juego y Atlético Tucumán hizo valer el gol de visitante para llevarse la clasificación a las semifinales de la Copa de la Superliga, instancia donde lo espera Tigre.

Nacho Fernández puso el 1-0

Para dimensionar el éxito de los tucumanos, desde que Marcelo Gallardo es técnico de River hace casi cinco años, son 44 las series mano a mano que ganó sobre 55 jugadas. La de anoche es la undécima caída y la segunda como local -se impuso en 12 de las 14 que definió en casa- después de la derrota con Independiente del Valle en los octavos de la Libertadores 2016.

Por fuera de los fríos números, el partido fue todo rojo y blanco. Avasallante. Arrollador. Demoledor. Intenso. Agresivo. Vehemente. Profundo. Aguerrido. Punzante. Decenas y decenas de adjetivos no alcanzarían para describir la actitud y el juego de un River que machacó desde el primer minuto a un Atlético Tucumán que se vio totalmente doblegado.

Pratto anotó el 2-0 para el local

El primer tiempo fue digno de admiración. Los 16 remates (cuatro al arco, seis rechazados y seis fuera) y los 15 centros al área, con un 73,6% de posesión, explican el amplio poderío que tuvo. Jugó y no dejar jugar. Tan solo un contragolpe que no pudo capitalizar David Barbona -tapado por Franco Armani- puso en peligro real el cero del arco millonario, ya con el partido 1-0.

La noche tuvo de todo. Hubo un apoyo constante de un Monumental que sintió que la remontada era posible desde que el equipo salió a la cancha. Hubo más alcanzapelotas que lo habitual para evitar demoras en el juego e intentar cazar desprevenido al rival. Hubo conexiones precisas en los pies de Nacho Fernández y Enzo Pérez, desbordes constantes de Nicolás De La Cruz, proyecciones de los centrales y laterales, contragolpes en bloque a todo galope, potencia en Lucas Pratto y Matías Suárez. Un combo perfecto para intentar golpear lo más rápido posible a los tucumanos y buscar dejarlos sin reacción. Pero no le alcanzó.

Toledo: descuento y clasificación para el Decano

Mereció hacer al menos los tres goles para igualar la serie en el primer tiempo y consiguió tan solo dos: marcaron Nacho Fernández y Pratto. Y regresó con un baldazo de agua fría que le impidió festejar.

Tal como sucedió en el segundo gol del 3-0 de la ida, Atlético consiguió lastimar a través de la pelota parada: en el primer córner que tuvo a su favor, a los seis minutos del complemento, ganó Leandro Díaz en el primer palo y capitalizó Javier Toledo en el segundo. Misma fórmula. Mismo resultado. Y nuevamente las desatenciones defensivas le cuestan muy caro al Millonario.

El tercero de River: Suárez

Pero se recuperó. Consiguió a los cinco minutos el 3-1 a través de Matías Suárez y tuvo otras tantas oportunidades para ampliar el marcador, pero se encontró siempre con los palos o con un atento Cristian Lucchetti. Pese al 4-1 de Pratto en el cierre, la noche heroica no fue posible y la celebración partió de Núñez hacia Tucumán, con un Atlético que sigue escribiendo las páginas más doradas de su historia.

Se terminó la Copa de la Superliga para un River que ahora enfocará todos sus cañones en otro mata-mata que puede darle el décimo título de ciclo Gallardo y el duodécimo trofeo internacional: el 22 de mayo disputará en Curitiba la ida de la Recopa Sudamericana ante Atlético Paranaense y el 29 definirá en el Monumental. La revancha está a la vuelta de la esquina y su público lo sabe: el equipo se fue envuelto en una merecida ovación.

El 4-1, en la cabeza de Pratto

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.