Sebastián Torrico reveló cómo lo marcó la atajada ante Allione y cuál es el secreto en los penales

El N°1 de San Lorenzo y una cruda radiografía del arco: "Es el puesto más ingrato"
Fernando Vergara
(0)
10 de octubre de 2016  

Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

Beghín es un típico barrio de clase media en Luján de Cuyo, Mendoza. Allí, en la década del '90, él solía jugar de enganche, compartiendo la cancha con sus hermanos Leonardo y Emanuel. Hasta que un día faltó el arquero. Y se ofreció para cubrir la vacante. Nunca más salió de ese lugar al que llegó casi de casualidad, como muchos debajo de los tres palos. Pasaron más de 20 años y, por aquellos días, difícilmente Sebastián Torrico se hubiera imaginado que el tiempo lo convertiría en uno de los arqueros más importantes de la historia de San Lorenzo . "Con Leo hablamos mucho de fútbol. Hasta hace poco fue entrenador de arqueros de Huracán, con Eduardo Domínguez. Desde chicos fuimos muy pegados, también con mi otro hermano. Siempre conversamos: qué vio, qué puedo corregir, es bueno ese ida y vuelta. Me sirve tener otra perspectiva desde afuera" cuenta el arquero a LA NACION.

-¿En qué momentos estás de tu carrera?

-Es uno muy lindo. Lo disfruto mucho más, porque a lo largo de mi trayectoria he vivido diferentes etapas. Puede ser que en estos últimos 3 o 4 años me sienta más maduro.

-¿Antes te costaba disfrutar?

-Sí, siempre. Soy muy exigente conmigo mismo y con la presión del fútbol argentino me ?perseguía'. Inclusive, eso generaba que no disfrutara tanto cuando me tocaba ganar. O si salía algo mal, me quedaba enganchado con eso. Hoy, trato de vivir el presente, de concentrarme en el partido y disfrutarlo.

-¿Te quedás mal cuando pierden?

-Siempre te queda esa sensación de amargura que es inevitable. Pero trato de pensar en lo mismo que hago cuando ganamos: en lo que viene, en tratar de mejorar para el futuro.

-¿En qué mejoraron en este último mes?

-La sumatoria de partidos y de trabajo fue clave. Hicimos una buena pretemporada en Costa Rica y Guatemala y nuestros peores partidos fueron el amistoso con Boca (0-2) y la derrota inicial con Banfield en la Copa Sudamericana. En un club grande, cuando perdés dos partidos, pareciera que está todo mal, pero nosotros estamos convencidos de nuestro trabajo. Y en este período se reflejó en los resultados y en el juego. Es un combo difícil de encontrar y se está logrando. El avance en la Sudamericana nos hizo bien en lo anímico.

-¿Hoy la Copa es la prioridad?

-Es un objetivo que nos pusimos de entrada, queremos ser protagonistas nuevamente en el plano internacional. Ese es el principal, sin descuidar la Copa Argentina porque en 2013 llegamos a la final y nos quedó la espina. En el torneo local es importante mantenerse cerca, para apuntarle en el próximo semestre.

-¿Ya entienden a Diego Aguirre?

-Es muy tranquilo y eso lo transmite; también genera seguridad. El técnico le pide dos o tres cosas puntuales a cada jugador o al equipo y son claras. Trabaja permanentemente para que todo nos salga de manera natural en los partidos.

-Tienen un promedio de edad alto. ¿Puede jugarles en contra?

-San Lorenzo tiene un plantel con mucha experiencia. Se cuestiona nuestro promedio de edad, pero cuando ves al equipo entrenar eso queda de lado. Además, contamos con mucho recambio y eso hace que tengamos uno de los planteles más importantes del fútbol argentino.

-¿Qué te genera que muchos hinchas de San Lorenzo aseguren que sos el arquero más determinante de la historia del club?

-Es una alegría enorme y una motivación. En todos estos años viví cosas maravillosas acá, pero no me conformo. Quiero seguir ganando torneos para que la institución siga siendo protagonista. Quedar en la historia es lo que todo futbolista sueña.

-¿Cómo te gustaría que te recuerden?

-Como un arquero que apareció cuando el equipo lo necesitaba. Y que pudo dejar títulos importantes en San Lorenzo.

-¿Es muy difícil mantenerse tantos años como titular en un equipo grande?

-Sí, mucho. Pero la clave es enfocarse en el día a día, entrenar todas las semanas de la misma manera para poder rendir. Es primordial responderle al equipo y ser importante dentro del grupo.

-Por momentos puntuales, en dos partidos, Orion pasó de ser héroe a villano en Boca. Y se fue. ¿Les toca el puesto más ingrato?

-Sí, es ingrato e injusto. La clave es estar siempre equilibrado mentalmente, emocionalmente. A mi me ayuda para estar en un buen nivel. Se da por descontado que físicamente estamos bien, porque entrenamos fuerte. Se hace difícil si no podés mantener un equilibrio tanto en los momentos buenos como en los malos. Pero es un puesto complicado, el más ingrato, cabeza a cabeza con los delanteros: si no meten goles ellos también son muy cuestionados.

-Hace poco, a Sara se lo vio marcándole detalles al DT. ¿Qué pueden aportar ustedes desde atrás?

-Tenés el tiempo y la visión para realizar sugerencias tácticas, detalles puntuales que uno puede ver desde ahí. En el arco tenés un tiempo más para pensar en el equipo. Es una ventaja, porque los compañeros están siempre bajo una gran intensidad y generalmente no tienen tantos segundos para pensar. Si sos inteligente y estás metido en el partido, al arquero se lo puede aprovechar mucho.

-¿Se aprende siempre siendo arquero?

-Siempre y cada vez más. A veces, pensamos que sabemos todo y no es así. Yo trabajo mucho en coordinación y reacción, por ejemplo. Lo hacía antes con Gustavo Campagnuolo y ahora con Juan Carlos Docabo. En la Argentina creció mucho el entrenamiento de arqueros. Eso es bueno. En inferiores y en infantiles hay muy buenos entrenadores que sirven como guía. Es clave tener una buena base psicológica desde bien pequeño.

-¿Cuál fue tu mejor atajada?

-La que más recuerdo es la de Agustín Allione, contra Vélez en 2013. Por lo que significó, porque ayudó para darnos el campeonato. Además, yo recién llegaba a San Lorenzo y venía de no tener continuidad en Godoy Cruz. En un año que parecía pésimo para mí, se coronó de esa manera.

-De 32 penales que te patearon en San Lorenzo, 15 no fueron goles ¿Cuál es la clave?

-Quizá me ayuda la experiencia, estar más tranquilo en ese tipo de situaciones. Son rachas, pero también me tengo mucha confianza.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.