Boca ganó en Córdoba, quedó como escolta y se anima a pelearle la Superliga a River

Tevez volvió al gol en Córdoba
Tevez volvió al gol en Córdoba Fuente: LA NACION - Crédito: Diego Lima
Christian Leblebidjian
(0)
2 de febrero de 2020  • 23:03

Boca estaba presionado: necesitaba ganar en Córdoba para no perder el tren del campeonato. La victoria de River, horas antes, lo había condicionado. Y ante Talleres, por la 18° fecha de la Superliga, consiguió un vital éxito por 2-1, con goles de Sebastián Villa y Carlos Tevez; Valoyes había descontado para el local. También fue un triunfo anímico: no vencía a Talleres en Córdoba hacía 29 años y se mantiene como perseguidor del conjunto millonario.

Boca trató de continuar la idea de Miguel Ángel Russo en el primer tiempo, esa que se observó en los dos amistosos de verano y durante apenas algunos minutos ante Independiente, hasta la expulsión de Izquierdoz. Mostró voluntad ofensiva desde la proyección de sus laterales, un juego vertical sin necesidad de saltear líneas pero buscando los pases hacia adelante. Y tratando de defenderse siendo un equipo corto, con Campuzano y los centrales Lisandro López y Junior Alonso achicando hacia adelante al compás del resto..

Russo, desde que reemplazó a Gustavo Alfaro, supo que debía darle otra fisonomía al equipo, que debía alejarse del pragmatismo y delinear un estilo más ofensivo. Por eso de arranque hizo pruebas para ensayar en esa dirección. Y por eso no extrañó que, en Córdoba, pese a mantener el esquema táctico 4-1-3-2, haya salido con cuatro delanteros: Eduardo Salvio, Sebastián Villa, Carlos Tevez y Franco Soldano.

Salvio y Villa se ubicaron a los costados de Pol Fernández, una especie de "falso enganche" tratando de desequilibrar por el centro, aunque no tiene esas características del típico 10. Tevez se movió libre, según los espacios donde pretendía atacar Boca. Y Soldano aportó colaboración defensiva, al estilo de Borré en River.

Boca necesitaba hacer goles porque en sus últimos cinco encuentros de la Superliga apenas había convertido tres: dos ante Unión (2-0) y el restante a Argentinos (1-1). No había podido marcar ante Vélez (0-0), Rosario Central (0-1) e Independiente (0-0).

Y el equipo xeneize encontró primero el gol y luego un funcionamiento positivo. Se desahogó con una buena definición de Villa, tras una asistencia del Toto Salvio, en un contraataque que nació de un córner a favor de Talleres que Marcos Díaz contuvo y salió jugando rápido con las manos para Salvio. A partir de ahí el conjunto visitante tuvo más calma para manejar la pelota, aunque insistió con el juego vertical para darle explosión a esa tenencia.

La ventaja le dio más confianza a Boca, pero se mostraba incisivo en cada intento de ataque, con Salvio siendo una máquina de gambetear, aunque por momentos abusando demasiado (y durante muchos metros) del desequilibrio individual.

Talleres salió a jugar con el dibujo 3-4-3, con tres defensores para tomar a Tevez y Soldano (Tenaglia, Komar y Gandolfi), dos laterales-volantes para hacerse ancho (Leo Godoy y Enzo Díaz), dos mediocampistas de contención (Méndez y Mauri) y tres puntas: Menéndez, Dayro Moreno y Fragapane. Sin embargo, el equipo estuvo muy impreciso, apenas inquietó con un remate a la carrera de Menéndez entrando por la izquierda.

En el segundo tiempo Boca intentó mantener la intención y el ritmo, pero Talleres apareció más ordenado desde el nuevo esquema 4-4-2. Y Medina no tardó en meter un cambio ofensivo: afuera Leonardo Godoy, adentro el delantero brasileño Parede. Tuvo más aproximaciones y peso ofensivo; incluso sobre el final empujó para alcanzar el empate.

Los xeneizes, con espacios, se mantenían peligrosos. Sobre todo cada vez que aceleraba Villa por la izquierda. Por esa vía llegó una chance que casi termina en un gol en contra de Tenaglia (la pelota pegó en el palo) tras un pase al medio de Tevez, pero en realidad fue una mala decisión de Villa el pase al 10; si jugaba la pelota hacia la derecha entraba otro compañero libre.

Pero Villa tuvo revancha para confirmarse como uno de los mejores de la noche. Y otra vez luego de un córner a favor de Talleres nació el segundo gol de Boca: Marcos Díaz salió ahora largo con un pelotazo a campo rival; tras la dividida el balón le cayó a Villa, que encaró y asistió al capitán Tevez para que defina junto a un palo.

El descuento de Valoyes, de cabeza y tras un córner de Payero, le agregó suspenso al resultado. Un contraataque 2 vs. 1 de Boca fue la vía para el tercero (tras otra jugada nacida de un córner a favor de Talleres en donde Soldano despejó el balón…), pero Villa quiso definir él en lugar de darle el pase a Tevez.

Fue un triunfo más necesario para Boca que satisfactorio, aunque el triunfo fue justo, no le pierde pisada a River y Russo se llevó varios aspectos positivos para seguir dándole forma a su equipo.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.