Un desquite que esperó 12 años: el día que lloró Cristiano Ronaldo

El delantero de Real Madrid, que condujo a Portugal por segunda vez a la final de una Eurocopa, vivió una enorme frustración en el torneo de 2004
(0)
7 de julio de 2016  • 07:00

Cristiano Ronaldo apenas tenía 19 años, pero ya comenzaba a proyectarse como un crack. Había debutado en la selección de Portugal en agosto de 2003, a pura potencia, velocidad y habilidad. Su categoría incipiente fue captada de inmediato por Sir Alex Ferguson , el legendario entrenador de Manchester United, que no dudó en llevarlo a la Premier League. Después de su primera temporada en la máxima división del fútbol inglés, el ambicioso Cristiano Ronaldo se propuso llevar a lo más alto a su selección, que además era el anfitrión en aquella Eurocopa de 2004.

Dirigido por Luiz Felipe Scolari , Portugal llegaba a la cita en su territorio con un plantel repleto de figuras, algunos provenientes de aquel seleccionado campeón mundial juvenil en 1991 (Luis Figo y Rui Costa), y otros reconocidos como Costinha, Maniche, Ricardo Carvalho, Pauleta y Deco. Además del joven Cristiano Ronaldo, que marcó el gol en el debut, con una inesperada caída frente a Grecia (1-2). Sin margen de error, Portugal se recuperó con victorias sobre Rusia (2-0) y España (1-0) para seguir en carrera. En los cuartos de final, el conjunto lusitano eliminó a Inglaterra por penales (6-5) tras igualar 2-2 en tiempo regular, y en la semifinal superó por 2-1 a Holanda, con un gol de cabeza de CR7.

Del otro lado, Grecia también había sumado después de aquel primer paso exitoso. El técnico alemán Otto Rehhagel había convertido a los helénicos en una formación disciplinada, rigurosa, ultradefensiva, de talento escaso pero con una aplicación táctica llevada con esmero. Lejos de ser un equipo vistoso, aquella selección de Grecia aburría a cualquier espectador con un fútbol rácano, aunque era también un adversario complicado para cualquiera. En cuartos de final eliminó a Francia por 1-0, y repitió la receta en la semifinal contra la República Checa.

No varió el libreto tampoco en la final. Dentro de un desarrollo cerrado, Angelos Charisteas anotó el 1-0 para Grecia a los 12 minutos del segundo tiempo. Quedaba más de media hora por delante, pero Portugal no pudo, ni supo, llegar al empate, para decepción de los miles de fanáticos que habían colmado el Estadio da Luz, de Lisboa. Lágrimas para Cristiano Ronaldo, consolado por Luis Figo y por Scolari. Pocas veces se lo vio llorar dentro de una cancha a CR7, pero aquella 'tragedia griega' consiguió vencer el control de sus emociones. Doce años después, condujo de nuevo a Portugal a una final de la Eurocopa. El domingo próximo, en el imponente Stade de France, buscará emocionarse en forma positiva. "Espero que me vean llorar, pero de alegría. Siempre dije que quería ganar algo con Portugal y estamos a un paso. Soñar no cuesta nada", afirmó luego de ser la gran figura en el 2-0 sobre Gales en la semifinal. Para CR7, ha llegado un desquite que esperó mucho tiempo.

Las lágrimas de Cristiano Ronaldo

jld

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.