El US Open se guarda las sorpresas para el cierre de cada vuelta: el líder es Gary Woodland

Woodland, de 35 años, tuvo dos vueltas sensacionales en Pebble Beach
Woodland, de 35 años, tuvo dos vueltas sensacionales en Pebble Beach Fuente: AFP
(0)
15 de junio de 2019  • 00:07

Sin mayores cambios en el clima respecto del primer día, ayer el US Open parecía esperar a los jugadores de la tarde para mover el tablero. Pero no sucedió. A la mañana hubo poco margen para bajar el par. El viento casi no intervino, el agua tampoco. Sin embargo, las banderas estuvieron más difíciles y aquello que muchos pensaron en la previa, sobre lo bueno que sería el hecho de mantenerse en el par en Pebble Beach, se dio en la segunda jornada.

Por eso, quizás, el inglés Justin Rose no pudo despegarse en la punta con un score parecido al de la primera vuelta (65 y -6) y quedó con -7 en el torneo, tras una jornada en la que anotó tres birdies y dos bogeys (70 en el día).

Ayer, ese rush final en el que bajó los tres últimos hoyos no se repitió, aunque sí hizo el birdie en el 18, con el cual logró terminar el día -1. Curioso, el inglés (nacido en Sudáfrica) no había podido clasificarse para este campeonato en 2000, dos años después de convertirse en profesional, ni en 2010, los últimos en los que el club cercano a Monterrey, California, había sido la sede. Rose va en busca de su segundo título en el Abierto de Estados Unidos. El primero lo obtuvo en 2013, en otro campo difícil, el Meldon de Ardmore, Pensilvania.

Pero el que mejor aprovechó la tarde fue el estadounidense Gary Woodland: cumplió una enorme vuelta libre de bogeys (el jueves había cometido apenas uno), con 65 golpes (-6) e igualó la cifra que había dejado en la primera vuelta Rose. Suma 133 (-9) y le lleva dos de ventaja al inglés.

Rose va a pegar en el hoyo 9, con la bahía de Monterrey de fondo
Rose va a pegar en el hoyo 9, con la bahía de Monterrey de fondo Fuente: AP

Koepka calcó el score

También Brooks Koepka mantuvo el statu quo, no salió de la línea que marca el juego en el US Open. Hasta hizo el mismo score que el jueves, en la segunda rueda: 69. Está a tres golpes de Rose. Con todo, el drive sigue siendo una preocupación para él, como lo había sido en el PGA Championship que acaba de ganar, cuando a pesar de la ventaja que tenía tras el viernes quiso practicar un buen rato.

Eso podría explicar su notable éxito en los Majors. Siempre quiere algo más cuando está en la competencia. Los cuatro triunfos en ocho Majors es una serie que escapa a cualquier calificativo que no sea de admiración. Ayer, Koepka acertó doce fairways y quince greens, y necesitó 32 putts. Le falta entrar en calor algo más en el juego corto.

"Me siento muy bien; estoy entusiasmado, tengo chances", dijo el estadounidense. "Es todo lo que puedo pedir, solo necesito hacer menos putts. A veces el hoyo debería abrirse más", añadió. Incluso Justin Rose cree que Koepka es "una amenaza".

Para Tiger Woods el día terminó con un sabor agridulce. Está en el par luego de dos vueltas: presentó una tarjeta de 72 (+1), con lo que no pudo salir de la tendencia de la mayoría -el jueves había anotado 70-; sin embargo, no pierde la expectativa de descontar la diferencia que lo separa de la punta.

"Tuve un par de oportunidades y las perdí, pero viéndolo positivamente estuve siempre cerca. Fallé los que tenía que fallar. Cuando pude tener a la vista la bandera desde abajo del hoyo fue en el 11 e hice el birdie", explicó. Ese fue el único que bajó ayer.

"Estoy en carrera", aseguró Woods. "Hay varios con chance de ganar y queda mucho por andar; veremos cómo se presenta mañana (por el sábado)". Golf Channel opinó que no muy a menudo un jugador anota 14 pares seguido y se siente desilusionado. Y Tiger es capaz de torcer el rumbo si el putt le responde entre hoy y mañana.

Entre los "varios con chance" que menciona el ganador de 15 Majors hay dos que estaban aprovechando las condiciones favorables ayer. Rory McIlroy venía con tres birdies hasta el hoyo 12 y pasaba a -6, pero subió el 13 y 14, y se recuperó a continuación con otro birdie. El norirlandés anotó el primer día 68 (-3). Ayer solo tropezó en aquellos dos hoyos, sobre el cierre del día.

Con el mismo score estaba hasta los últimos hoyos el sudafricano Louis Oosthuizen, que el jueves había tenido una gran vuelta de 66 (-5), con solo un bogey, y ayer había bajado un golpe en la ida. Está en una temporada de muy buen nivel Oosthuizen, con tres top-ten, incluido un segundo puesto en el Valspar Championship.

Etulain no pasó el corte

El argentino hizo 146 (+4); Grillo decayó, pero sigue. La ilusión de Julián Etulain en su primer Major y en una cancha en la que se siente a gusto, terminó ayer. El corte se estableció en +2 y no le alcazaron los seis birdies, ya que sumó tres bogeys y un doble bogey. Grillo hizo 74 ayer (68 el jueves); su mayor déficit estuvo en la ida, con un doble bogey y dos bogeys. Le fue algo mejor en la vuelta, pero no le alcanzó para sostener aquel buen inicio y finalizó en el par de la cancha.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.