Gary Woodland cambió el chip el día que jugó con Tiger y juega sin presiones

Woodland se mantuvo sereno ante la presión y es puntero del US Open por un golpe
Woodland se mantuvo sereno ante la presión y es puntero del US Open por un golpe Fuente: Reuters
Gustavo S. González
(0)
15 de junio de 2019  • 23:59

Todavía no se vio el sol en Pebble Beach Golkf Links, pero ayer empezó a consolidarse un líder como no había ocurrido hasta el final de la segunda vuelta: Gary Woodland, el hombre que sumaba desilusiones en los Majors, hasta el punto de jugar 27 sin conseguir un top-ten. Hasta que jugó el PGA Championship del año pasado.

"Jugar con Tiger la vuelta final del PGA 2018 me sirvió para aprender a estar relajado en el campo", confesó. El British Open, un tiempo antes había sido su límite, según analizó. Y después de aquel PGA Championship revelador, en el que finalizó sexto, el de esta temporada le deparó el octavo lugar del tablero final.

"Aquella vuelta del año pasado con Tiger me ayudó mucho. Nunca había jugado ante tanta gente, qué atmosfera", se explayó Woodland, nacido en Kansas, hace 35 años, y devenido profesional desde 2007. Ayer, Woodland, con 202 (-11) terminó primero por un golpe ante el inglés Justin Rose .

Para muestra de ese cambio de mentalidad está la forma en que resolvió el hoyo 8 en este US Open , cuando la pelota le quedó en el rough entre el bunker y el barranco que se despeña hacia la playa de la bahía de Monterrey. Salió con un toque más de cinco metros dentro del green, al que siguió un lucido putt que le permitió salvar el par y conservar inmaculada su tarjeta el viernes, sin bogeys. En esa segunda vuelta completó 133, para superar por un golpe el récord para los 36 hoyos que tenía Tiger desde 2000 en Pebble Beach.

Otro problema que resolvió Woodland con una serenidad a prueba de emociones, se dio en el hoyo 12, donde salvó el par con un golpe que parecía imposible, desde unos ocho metros en el pasto alto que rodeaba ese green. Aquí, seguramente, el ambiente se parecía bastante al que vivió aquella vez en el PGA Championship el año pasado, pero ahora el público que lo seguía y lo ovacionaba estaba allí solamente por él. Una salvada similar mostró en el 14, pero esta vez dentro del green.

Ayer, el compañero de la vuelta para Woodland no fue Woods, sino Rose, con el que se parecieron en eso de arremeter sobre el final de la vuelta (la del jueves, en el caso de Rose), para quedar en la punta después de que el dominio había sido casi toda la tarde de Brooks Koepka , que mete presión a partir de sus triunfos en cuatro Majors en menos de dos años.

"Debo decir que mi juego corto ha sido fuerte esta semana", comentó Rose. "Metí varios putts desde tres metros y los perdí cuando no jugué bien los approachs. Siempre me di una oportunidad para salvar cada hoyo y no tuve demasiados errores", analizó. Hasta que finalizó el recorrido de ida, ayer, sumaba cuatro bogeys en el campeonato, y se convirtió en la sombra de Woodland. Una amenaza poco cómoda.

Ganador del US Open de 2013, Rose busca consagrarse como el primer campeón reinante de la FedEx Cup en obtener este Major desde Tiger Woods, que lo obtuvo en 2008. Rose se encuentra en otro muy buen momento: en el comienzo del año ganó su décimo torneo del PGA Tour, el Farmers Insurance Open. Por ahora, aparece 10º en la FedEx Cup.

Koepka siempre está

El jugador nacido en West Palm Beach tiene en el horizonte el récord de tres US Open al hilo que alcanzó entre 1903 y 1905 el escocés Willie Anderson. Está bien, no es que no pueda dormir por una obsesión, pero ha alimentado de tal modo esa posibilidad (lleva además dos PGA Championship ganados también consecutivamente, como si fuera un brujo de los Majors).

Hasta ahora, Koepka es el jugador que mejor hace gala de la paciencia, cuando los roughs profundos atraen la pelota ayudados por fairways estrechos. Y uno de los que parece leer con sabiduría los greens rápidos de Pebble Beach.

El chaqueño Emiliano Grillo no pudo volver al nivel que tuvo el primer día, cuando hizo 68 (-3) y se colocó entre los top ten. Ayer presentó una tarjeta de 74 (+3), el mismo número del viernes, con un doble bogey, tres bogeys y dos birdies, para quedar con 216 (+3).

El tablero jugadas tres vueltas del US Open:

https://www.pgatour.com/leaderboard.html

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.