Con el corazón, Argentina le ganó a Rusia y selló su pase a octavos de final