Los Gladiadores demostraron su poderío ante Bielorrusia