Isidoro San Millán: "Sin el stud, me moriría"

Días antes de cumplir 81 años, el entrenador celebró la victoria de Río Vettel en el República Argentina
Juan José Martínez
(0)
8 de mayo de 2015  

Isidoro San Millán lleva casi siete décadas y el martes celebró 81 años, que no aparenta. Pero en su stud de 120, entre 38 y 39, los festejos grandes comenzaron el viernes, cuando Río Vettel ganó el Gran Premio República Argentina.

Lo primero que aclara es que no lo sorprendió semejante conquista: "Tirando líneas, el mío había reprisado ganándole bien al de Marcelo Arce [Forever Sale], uno de los indicados. Y el lunes anterior, después de la partida final, de 1m2s [1000 m] Walter Aguirre me dijo: «Ahora sí está 10 puntos. Puede y debe ganar»". Río Vettel no es de los que se emplean. Pasamos una semana tranquila y con optimismo.

-¿Cómo vivió la carrera?

-Acá, en el stud, solo con el televisor, tomando mates. Hace cinco años que no voy a ver mis caballos a los hipódromos. Prefiero observarlos tranquilo; mi verdadero trabajo está en las mañanas. Tuve dos sensaciones ese día: un poco de tristeza cuando entró en el codo. Walter le dio dos fustazos y no respondió; pero al entrar en la recta arrancó, despidió al que venía al lado y pensé que definía, porque sé de su guapeza. No grito mis caballos, pero por lo que significa ese gran premio no pude evitarlos.

-¿Cómo es Río Vettel?

-Guapo, muy guapo y con clase. Ahora correrá el 25 de Mayo de San Isidro y esperamos que mantenga el nivel.

-Con la contra de no haber corrido en el césped.

-Creo que los buenos caballos se adaptan. Tampoco lo llevaré a reconocerlo. ¡Como cambia todo! Hace treinta años, uno llevaba su caballo a San Isidro 20 o 30 días antes y hasta le llevaba el agua, porque podía extrañarla.

-Usted tiene un equipo de trabajo especial.

-Hay personal que está conmigo desde hace cuarenta años, y está mi hija, Rosana, que maneja la parte administrativa y va en mi representación a todas las carreras. Y dos capataces como Hugo Ascurra y Héctor Godoy, fenomenales. El veterinario es Bocha Castellano, gran profesional y gran amigo.

-Con caballos como Río Vettel es difícil pensar en el retiro.

-Y qué haría sin el stud, sin estar en la cancha al toque de sirena, con mis caballos. Si tuviera que dejar esto, me moriría. Me achiqué: este año me quedé sólo con 26 caballos, mientras que el año pasado llegué a tener 140.

-¿Cambió mucho el turf desde sus comienzos?

-Hay cambios positivos en lo económico. Antes, el propietario se defendía apostando a ganador, porque los premios no rendían. Hoy no juegan o van a las jugadas combinadas, porque los premios están en un muy buen nivel. Un jockey ganaba cinco estadísticas y tenía para vivir bien, pero sin excesos. Hoy un aprendiz ganador, en un año, con las comisiones ya puede comprar la casa y un buen auto.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.