La Argentina, un cierre a puro gol

Por la última fecha del Grupo B, apabulló por 5 a 0 a Bolivia; pasado mañana, ante Uruguay, en el comienzo del cuadrangular decisivo
(0)
12 de mayo de 2003  

SANTA CRUZ DE LA SIERRA, Bolivia (Especial).- El final del partido los encontró bien unidos y contentos. Titulares, suplentes y el cuerpo técnico liderado por Hugo Tocalli. Atrás había quedado la primera etapa y un cierre del Grupo B a toda orquesta. Con cinco goles ante Bolivia y una producción implacable. Lo suficiente para aumentar aún más la alegría de la Argentina por la clasificación a la etapa final del Sudamericano Sub 17, obtenida en la penúltima fecha.

La goleada por 5 a 0 ante Bolivia fue una forma de prepararse de la mejor manera para el próximo tramo del certamen. El equipo argentino ganó con autoridad y, fundamentalmente, con los cuatro tantos de Hernán Peirone y un golazo de 25 metros de Alejandro Faurlín.

En siete minutos de juego la Argentina impuso su condición de equipo más goleador de la primera etapa (14 tantos en cuatro cotejos). Dos goles de Peirone le dieron el control del partido desde el arranque.

Con esa tranquilidad, la Argentina mantuvo la dinámica en la mitad de la cancha y la solidez defensiva.

Fiel al estilo que viene demostrando en el Sudamericano, con el resultado en su favor, el equipo dirigido por Tocalli se dedicó a controlar el juego y a tratar de aumentar la ventaja. Los gruesos errores defensivos de Bolivia le facilitaron mucho las cosas al ganador, que aumentó con otras dos arremetidas de Peirone por el medio del área.

Así llegó el final del primer tiempo, con el seleccionado de Bolivia atacando desesperadamente y el argentino bien armado atrás. Lejos estuvieron los locales de igualar. Incluso un remate de penal de Velasco fue adivinado por el arquero Mariano Arnulfo, que contuvo en dos tiempo sobre el costado derecho.

Puede decirse que los siete cambios que dispuso Tocalli para darles descanso a algunos futbolistas no resintió el funcionamiento. Arnulfo reemplazó en el arco a Ustari y cumplió muy bien en la contención del penal; la defensa y el medio campo mantuvieron la lucidez y, en el ataque, la capacidad goleadora regresó con todo luego del intervalo que significó el 1 a 1 del viernes último ante Colombia. Con un remate desde afuera, Faurlín selló la goleada a los 13 del segundo tiempo.

La Argentina quedó como único puntero del Grupo B con diez unidades como consecuencia de tres victorias y un empate. Y pasado mañana, cuando enfrente a Uruguay, comenzará a desandar el camino del cuadrangular final.

En la etapa decisiva jugarán los dos mejores seleccionados de cada grupo (además de la Argentina, pasaron Brasil, Uruguay y Colombia, que ayer igualó 1 a 1 con Perú) todos contra todos y se clasificarán los tres primeros para el Mundial de Finlandia, que se disputará en agosto próximo.

Anteanoche, el seleccionado brasileño culminó invicto en la primera etapa al imponerse por 3 a 1 ante Uruguay. El vencedor terminó primero en el Grupo A, con 12 unidades, seguido por Uruguay, con 9; Chile, Ecuador y Venezuela quedaron con tres puntos.

Como sucedió en el Sudamericano 2001 de la categoría, disputado en Arequipa, Perú, la Argentina jugará en la jornada de cierre (será el domingo próximo) el clásico frente a los brasileños. Los juveniles argentinos encararán el tramo final del torneo con buenos argumentos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.