Suscriptor digital

La muerte de Charlie Whiting golpea a la Fórmula 1

Charlie Whiting falleció por una embolia pulmonar
Charlie Whiting falleció por una embolia pulmonar Fuente: AP
Alberto Cantore
(0)
14 de marzo de 2019  • 00:01

Un día antes del inicio del calendario 2019, la Fórmula Uno recibió un durísimo golpe con la muerte de Charlie Whiting, director de carrera. La noticia paralizó al paddock del Alberto Park de Melbourne, donde a partir del viernes empezará la nueva temporada, con el Gran Premio de Australia, el primero de las 21 carreras del año. En un comunicado, la Federación Internacional del Automóvil (FIA), a través de su presidente jean Todt, confirmó el deceso del británico, producto de una embolia pulmonar.

"Una inmensa tristeza. Charlie Whiting fue un gran directo de carrera, una figura central e inimitable de la Fórmula 1, una persona que encarnó a la ética y el espíritu de este fantástico deporte. Perdimos a un amigo fiel y a un embajador carosmático. Todos mis pensamientos, los de la FIA y toda la comunidad del deporte motor están con su familia, amigos y los amante de la F1", señala el texto que lleva la firma del francés.

La relación profesional entre Whiting y la Fórmula 1 empezó en 1977, cuando el británico -nació en Kent, el 12 de agosto de 1952- se incorporó al equipo Hesketh Racing, que tuvo en aquella flojísima temporada como pilotos a Rupert Keegan, harald Erti, Hector Rebaque e Ian Ashley. Ausentes en los cuatro primeros Grandes Premios del año, no sumó puntos en las restantes 12 competencias, ya que también se ausentó de la carrera que cerró el calendario, en Japón. Pero los malos resultados no impidieron que Whiting se abriera un camino en la F1: fue cobijado por las filas de Brabham, donde se convirtió en su principal mecánico.

Fue determinante el papel de Whiting para que en 1981 y 1983 el brasilero Nelson Piquet obtuvieras las coronas en el campeonato mundial de pilotos, la primera aventajando a Carlos Reutemann, por apenas una unidad, tras el GP de los Estados Unidos, que se desarrolló en Las Vegas. Su estadía en Brabham continuó hasta 1988, cuando la estructura fue vendida por su propietario Bernie Ecclestone, en 1988.

Fue Ecclestone quien le brindó su apoyo para que tomara el puesto de delegado técnico de la FIA, mientras que en 1997 se convirtió en director y delegado de seguridad de la FIA. El rol de Withing fue determinante para los avances que se produjeron en las mejoras en los estándares de seguridad que ahora disfrutan los pilotos. La tarea incluía supervisión en pista y del auto, pero también los asuntos técnicos y de procedimientos durante los fines de semana de carreras. Su fuerza estuvo detrás de la introducción del halo, a principio del año pasado, lo que se legitimó después de salvarle la vida al joven piloto Charles Leclerc -ahora futura estrella de Ferrari-, después de su accidente en la primera curva durante el Gran Premio de Bélgica, en el trazado de Spa-Francorchamps.

"Esto de acuerdo con el halo, pero no debemos olvidar las cosas menos visibles que se introdujeron en materia de seguridad a los largo de los últimos años para mejorar el cockpit, las estructuras que absorben los impactos laterales, frontales, el reposacabezas y los lados altos de la cabina. Todo eso también hace al resultado", reproducía Whiting, que visitó la Argentina en 2017 y se entusiasmó con un posible regreso de la Fórmula Uno al país. La idea era reacondicionar el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires, y programar la carrera para marzo de 2019, por lo que hubiera sido el Gran Premio de apertura de la temporada.

"Como cualquier trazado que no ha tenido Fórmula 1 hace 20 años, hay una serie de trabajos, pero nada grave. Si pueden hacerse, sería un gran circuito para la Fórmula 1. Escribí un reporte, depende de los promotores poder concretarlo", aseguraba Whiting, que hizo una visita privada.

Con el calendario 2019 a punto de empezar, la Argentina no figura en la grilla de carreras y la Fórmula Uno recibe una dolorosa noticia con la muerte de un todoterreno como Whiting.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?