Nace una promesa: Anna Huusmann rompió un récord de Pignatiello en el Mundial Junior

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Olivia Díaz Ugalde
(0)
25 de septiembre de 2019  • 07:13

Hay un momento en la vida de un adolescente en el que todo parece tentador: chances que se abren y experiencias prontas a descubrir. Al mismo tiempo es un instante clave para los atletas, cuando cuerpo y mente alcanzan un desarrollo específico y llega el momento de decidirse por iniciar un camino deportivo. Lograr los objetivos parece una cuestión de tiempo, pero también entran a jugar los recursos a disposición y las verdaderas posibilidades de triunfar en el alto rendimiento.

Todas estas elucubraciones circulan en la cabeza de Anna Huusmann, quien a sus tempranos 15 años es consciente de que su presente promete y no quiere dejar nada librado al azar. La joven participó en el Mundial Junior de Budapest, donde rompió el récord argentino en los 800 metros libres, que estaban en manos de Delfina Pignatiello.

Concretamente, batió el récord argentino de cadetes en las pruebas de los 800 metros libres y consiguió la marca B clasificatoria a los Juegos Olímpicos de Tokio. No ganó: fue novena en los 800 (8m48s69) y undécima en los 1500 (16m51), pero estos tiempos le sirvieron como motor inspirador para ambas distancias. Además, en los 800 le quitó el registro a Pignatiello, la triple medallista de oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019, que en su momento había cronometrado 8m52s32 en esa distancia.

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

Nacida en Bariloche, rodeada por la naturaleza y la vida al aire libre, Huusmann eligió sumergirse en la pileta de natación y no salir más. Su vida transcurre en el agua. Comenzó tentada por querer imitar a sus hermanos y hoy es la única que continúa, se entrena y compite. Los resultados empiezan a asomarse, los entrenamientos se intensifican y las giras empiezan a tomar cuerpo.

"El Mundial fue una experiencia re linda e importante, la disfruté mucho. El proceso fue largo porque vinimos dos semanas a entrenarnos a Buenos Aires, después estuvimos una semana en España y llegamos cuatro días antes a Hungría para adaptarnos bien al torneo y empezar bien con los horarios. Además fue mi primera gira tan larga lejos de mi familia", describe la nadadora, quien tuvo su debut en la Copa del Mundo en las pruebas de 400 metros libres, 800 y 1500, además de las postas.

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio

"Debuté con la posta, largaba primera y era mi primera vez...fue como para romper el hielo. En ese momento tuve unos nervios impresionantes, mi cabeza no sabía qué pensar, pero fue una re linda sensación. Después en las pruebas individuales me dije: 'bueno estoy nerviosa, pero estoy acá haciendo lo que me gusta, ya está me tiro y disfruto de estar acá'. Y fue eso, disfrutar de la experiencia que no se sabe cuándo la voy a volver a vivir. Por más tiempos que haya hecho, por eso hay que disfrutar", agrega Huusmann, quien vivió su primera gira de más de un mes lejos de su casa.

A los 9 años tuvo su primer competencia importante, un Nacional, donde salió primera. Ese fue el momento en que eligió seguir por ahí. Tal fue su alegría que competir y entrenarse se convirtieron en parte de su rutina diaria, la que combina con sus jornadas escolares y clases de inglés. Y si bien ahora no puede poner en palabras sus deseo más íntimos, esos que se animan a aparecer entre sueños, ella sabe por dónde debe ir si quiere ser campeona. Sabe que el Mundial fue un paso importante, pero que sin la dedicación y el trabajo duro, esos buenos resultados habrán sido en vano.

"El objetivo era bajar mis marcas en las tres carreras (400 metros libres, 800 y 1500), pero también sabía que era mi primer Mundial así que con repetir la marca estaba muy bien también", describe Huusmann.

Además, fueron una buena referencia para situarse y pensar a futuro. Mira los Juegos Olímpicos de la Juventud Dakar 2022 como un sueño realizable, pero para llegar a ellos aún resta mucho por hacer. "Me sorprendió lo profesionales que son los equipos de los otros países, ver cómo se se mueven, se preparan, el nivel que hubo en el Mundial fue algo que me impulsó a nadar más fuerte. Nunca había estado en un contexto tan exigente", agrega Huusmann, quien con su jovial mirada apenas se anima a dibujar su futuro. Prefiere reír y sumergirse dentro del agua, su lugar.

"Por ahora sigo con mis rutinas habituales, el colegio, entrenamientos, gimnasio y kinesiólogo. Me gusta juntarme con mis amigas y estar con mi familia. En Bariloche siempre hay alguno que me saluda o me reconoce por la calle, pero no hay que desenfocarse. Me sorprendió que cuando terminé de competir me habían aparecido 200 nuevos seguidores", relata la joven, quien prefiere ir despacio pero con paso firme rumbo a sus objetivos.

Desde los tres años que tiene el mismo entrenador, Maximiliano Ceballez. Es él quien hace las planificaciones deportivas, organiza las concentraciones, le marca el camino por dónde pisar. Son una dupla que se conoce de memoria. Mientras uno habla, el otro no puede evitar esbozar una sonrisa de aceptación. Es tal su familiaridad, que todo lo que dice Ceballez para Anna es palabra sagrada. Conocen sus tiempos, sus mañas e incluso cuando apretar para exigirla al máximo.

Ahora trabajan con la cabeza puesta en el Campeonato argentino que se realizará en diciembre en el Cenard, y más a largo plazo, llegará Dakar. Por eso tienen señalados en el calendario una serie de giras y concentraciones, además de los entrenamientos en Bariloche, para su puesta a punto. Es joven, un ritmo de vida calmo y saludable, y por ahora prefiere dejarlo así, que muy bien le está resultando. Después será el momento de tomar nuevas decisiones. Mientras tanto se entrena y sueña con convertirse en campeona mundial.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.