Ni con un penal Chicago logró su primer triunfo