Abierto de Palermo. El alma del polo: los que juegan con el corazón para que se luzcan los compañeros