Bob Jornayvaz: sus proyectos para el desarrollo del polo y los roces con la AAP

La exhibición de 34 goles en Denver, Colorado, que contó con Cambiaso e Hilario Ulloa
La exhibición de 34 goles en Denver, Colorado, que contó con Cambiaso e Hilario Ulloa
Claudio Cerviño
(0)
8 de octubre de 2019  • 15:46

Hombre de negocios, pero sobre todo un entusiasta elaborador de nuevos proyectos, Bob Jornayvaz ideó, junto con otros empresarios de Estados Unidos, los Ganzi (Melissa y Marc), la World Polo League (WPL). La primera experiencia fue en Palm Beach este año, con 8 equipos de 26 goles de handicap. Y en julio-agosto, en Denver, el lugar donde concentra sus actividades ecuestres, desarrolló otro circuito con torneos varios y un show musical de cierre combinando ambas actividades: el Polo Fest, que incluyó una exhibición con equipos de 34 goles de handicap de la cual participaron Adolfo Cambiaso e Hilario Ulloa, por ejemplo, y un recital al comando de DJ Kygo. Fue un suceso, con cerca de 10.000 personas.

¿Qué lo moviliza hoy por hoy en su vínculo con el polo? Transformar el deporte. Es uno de los patrones más influyentes, tiene al mejor jugador del mundo (Cambiaso) en sus filas, pero no se queda en eso.

"Tenemos una empresa cinematográfica, innovamos con drones, fuimos los primeros en utilizar cámaras lentas para mostrar el profesionalismo, la velocidad y la peligrosidad del polo. Porque este deporte nunca ha sido presentado al público de la manera que demuestre los increíbles atletas que son. Cuando los jugadores de fútbol vienen a La Dolfina, observamos que tienen problemas no sólo para montar, sino también para poder pegarle a la bocha. Utilizamos un radar y medimos la velocidad con la que juegan y le pegan Adolfito y Pelón Stirling: van a más de 30 millas por hora. Necesitamos explicarle a la persona común lo dificil que es el polo, lo atletas que son", se explaya Jornayvaz.

La cancha en Denver y detrás el escenario para el Polo Fest, que reunió a unas 10.000 personas
La cancha en Denver y detrás el escenario para el Polo Fest, que reunió a unas 10.000 personas

-¿Cómo progresa el proyecto?

-La World Polo League está creando una opción para una categoría de un polo más rápido y mejor, en el viejo estilo de la Argentina. Y somos muy inclusivos con nuestras ideas. Cualquier sponsor (NdR: patrón que paga para jugar con los mejores del mundo) puede venir y jugar con nosotros. Les asignamos handicaps para que no se sientan en desventaja. Y con los Ganzi inventamos los "equipos paracaídas". ¿Qué son? Que los sponsors vengan a jugar nada más. Que prueben. Es dificil organizarse, tener establos, criar caballos para recién entonces poder dedicarse a jugar al polo. Buscamos que experimenten y después decidan qué hacen, si se involucran o no de acuerdo con sus preferencias.

-¿Todo eso es posible trasladarlo a la Argentina? ¿Replicarlo?

-Sí. En Estados Unidos y en la Argentina están todos los elementos como para realizarlo . Cuando fuimos con Adolfito a jugar a Sotogrande, en España, en 2014 tuvimos que llevar 74 caballosy después traerlos. A Inglaterra lo mismo. En Estados Unidos, entre Florida y Colorado combinados, tenemos 22 canchas, 500/600 caballos. En la Argentina está lo que existe en La Dolfina y los campos de Pilar. Podemos hacerlo. Nuestro objetivo es ayudar a desarrollar sponsors. Presentarlos al polo de entretenimiento sin tener que comprar caballos. Es muy dificil introducirse en el mejor polo del mundo. Estamos tratando de hacerlo más fácil.

Bob Jornayvaz junto con Adolfo Cambiaso, campeones con Valiente, el club del estadounidense
Bob Jornayvaz junto con Adolfo Cambiaso, campeones con Valiente, el club del estadounidense

-¿Y cuáles son los problemas que surgen? Porque me imagino que debe haberlos.

-La World Polo League empieza con un concepto de que la gente que le da al polo y paga por el polo debería tener una voz. Por ejemplo, permitimos que los patrones y jugadores opinaran sobre las reglas. Convocamos a los mejores 4 jueces argentinos para que dieran su mirada y nos ayudaran: Daniel Boudou, Gastón Dorignac, Martín Aguerre y Esteban Ferrari. Todos estuvieron en finales de Palermo, con una enorme experiencia y calidad. Buscamos un polo lindo, ágil. Después, insólitamente los intimaron a que eligieran: dirigir en la Triple Corona o en la World Polo League. Y se quedaron sin trabajar en la Argentina.

El equipo de Colorado, con Cambiaso y su hijo Poroto, ganadores de uno de los torneos de la World Polo League
El equipo de Colorado, con Cambiaso y su hijo Poroto, ganadores de uno de los torneos de la World Polo League

-¿Lo molestó?

-Fue una decisión inentendible. ¿Cómo se va a cuestionar la integridad de los referís? Se decía que porque dirigían en un circuito donde juega Cambiaso no podían trabajar después en la Triple Corona. Eduardo Novillo Astrada, presidente de la Asociación Argentina de Polo, ha jugado al polo profesionalmente. Un día en un equipo, otro día en otro. El polo es un deporte en el que cuando un jugador se lesiona, hasta puede reemplazarlo otro que está en la tribuna. Y nadie duda de su integridad. Sapo Caset juega un año en Alegria y al año siguiente en Las Monjitas. ¿Es para dudar de su integridad? No fue justo lo que pasó con los referís.

-¿Qué proyección hace de la World Polo League a 5 años?

-La veo como las ligas de football, de béisbol, algunas de fútbol en Europa. Si tomamos otros deportes, los organizan los jugadores y controlan el deporte a través de la PGA, la NFL, la MLB. Los equipos van y vienen, pero tienen un sistema para compartir las ganancias aunque los equipos vayan cambiando. Estamos construyendo un modelo económico para que los jugadores se beneficien de los sponsors financieros. Hay contratos de TV (ESPN), habrá merchandising, el Polo Fest. Cosas creativas que continúan generando empleos, venta de caballos, entrada de patrones y de empresas. Se diseña para elevar el nivel del polo.

Y algo importante: mis antecedentes muestran que todo esto no lo estoy haciendo para mi mismo, sino para el desarrollo del polo. Cuando veo a mi hijo Rob, a Poroto Cambiaso, a otros chicos surgir, quiero dejarles un deporte que sea visto como realmente es. No estoy aquí para beneficiarme del polo.

Bob Jornayvaz, patrón de Valiente, junto con su amigo Curtis Pilot, dueño de Pilot, en la cancha 1 de Palermo
Bob Jornayvaz, patrón de Valiente, junto con su amigo Curtis Pilot, dueño de Pilot, en la cancha 1 de Palermo Crédito: Guadalupe Aizaga / Abierto de Jockey Club

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.