El triunfo que los Pieres no pudieron festejar por lesiones