Magual, o cuatro amigos que juegan por diversión

El séptimo equipo del torneo dio el primer golpe al derrotar a La Natividad; su estilo es clásico y simple; consolidado, ahora quiere eludir la clasificación
Xavier Prieto Astigarraga
(0)
25 de noviembre de 2013  

En 1975, Marcelo, Gustavo y Alejandro Di Paola fundaron un club de polo para despuntar el vicio los fines de semana. En Open Door, donde lo único afincado que había de este deporte era La Aguada. Con las primeras dos letras de sus nombres, le pusieron la denominación: "Magual". Marcos Di Paola, hijo de Gustavo, ya tenía un año de edad. Y con el tiempo se hizo polista ahí.

Ayer, El Negro, sereno, sonriente, pleno, comentó a la nacion en Palermo, trofeo en mano y mirando a uno de sus hijos: "Son casi 40 años de trabajar en familia. Logros como éste hacen que uno siga para que los chicos pueden jugar acá de entrada, y ver cuán lejos podrán llegar". Magual, el club familiar, el del pasatiempo de sábados y domingos, acababa de vencer a La Natividad, el tercer conjunto del Argentino Abierto, por 14-12 en el mundial anual de polo. "Una locura. De esas satisfacciones que da el deporte. No sé qué decirte. Un espectáculo", se descargó el Nº 3 de un equipo que ya no podía llegar a la final, pero que ya había ganado la propia.

Marcos tiene 39 años, muchos con 8 goles de handicap, y lleva un rato largo en el ruedo. Fue titular en una época de transición en Ellerstina; consiguió alguna gran victoria palermitana entrando como suplente en Indios Chapaleufú II, pero lo de ayer... "Tengo clarísimo que no me anoto para ganar el Abierto, pero satisfacciones como ésta son la razón del esfuerzo. Algunos se anotan para ganar y otros nos anotamos para mejorar año tras año y ver dónde está el techo. Es más lindo ganar cuando se es el equipo chico. Y ni te cuento hacerlo con el nombre que, para mí, es mi familia. Nunca voy a olvidar este día; va a estar en el libro de los recuerdos de Magual", se conmovió el líder del cuarteto.

Otro referente es Jaime García Huidobro. También el chileno sabe de pelear y pelear para hacerse un espacio. Siendo extranjero, no tiene club propio y depende de las invitaciones para ser protagonista. Nivel le alcanza, le sobra. Cada año está ahí, muchas veces con camisetas distintas, disputando la clasificación y superándola. Ahora, por segunda temporada sucesiva en Magual, disfruta: a los 40 años volvió a sentir el dulce sabor de un triunfo en el Argentino. "Las sensaciones son buenísimas. Nos teníamos fe desde hacía rato. Se dio todo. El plan salió. el equipo funciona. Nos ponderaron por la actuación contra La Dolfina [9-15 en el debut], pero sabíamos que nuestro Abierto empezaba este fin de semana", valoró.

A los 32, Alejandro Muzzio está en su tercer Palermo. Llegó a ser suplente en La Dolfina, pero la titularidad estable no surgió claramente sino ahora. Remó y remó y hoy está bien a gusto en este equipo. "Se cumplió un objetivo grande: ganar un partido. Magual es una formación de cuatro amigos que, además de competir, buscan divertirse en la cancha. Jugamos de manera simple. Nuestro polo es bastante clásico", explicó el menudo delantero.

El otro integrante es el único nuevo, el llegado en 2013. También, el más talentoso técnicamente: ayer brilló y generó aplauso tras aplauso. "¡El que entró es un animal! Estoy agradecido de tenerlo de Nº 2. Tuvo uno de sus mejores partidos, y es un enchufe para el equipo que nos poner a todos en ritmo. Es buenísimo", elogió Muzzio a Ignacio Toccalino, la figura del éxito sobre La Natividad. Y Cubi, tan de Open Door como el club al que está representando, es otro de los que luchan. Su primer Argentino fue por Sebastián Merlos en El Paraíso, y jugó un par más en el mismo club pero con otra alineación. A Magual llegó a los 33 años en lugar de Facundo Sola –hoy en La Aguada– y viene justificando la invitación que le hizo Di Paola en enero. "Es importantísima la victoria, sobre todo porque el rival parece ser el tercer equipo del Abierto. Sin dudas éste es el triunfo más importante para mí; no sé si fue mi mejor desempeño. Sí que hemos jugado bien todos. Lo individual... lo veré por televisión", contestó humilde tras sus 9 goles, varios de ellos, golazos.

Todos hablaron de que para Magual es tiempo de tener el techo propio en La Catedral, de no deber pasar por ese alquiler que es la clasificación y sí ingresar directamente, ampliando la cantidad de conjuntos. Magual ya muestra los avales para recibir el crédito hipotecario. Con un polo clásico y de amigos. Como el que practicaban los Di Paola hace 38 años, los fines de semana...

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.