Deportes de bajísimo riesgo y muchos efectos positivos

Ariel Suárez, remero olímpico en Río de Janeiro 2016 y que no descarta participar el año que viene en Tokio 2020.
Ariel Suárez, remero olímpico en Río de Janeiro 2016 y que no descarta participar el año que viene en Tokio 2020. Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
(0)
22 de agosto de 2020  • 00:39

Si me hubieran preguntado hace cuatro meses si iba a vivir algo así, habría respondido: "Eso pasa sólo en las películas".

Creo que el Gobierno se demoró en habilitar los deportes individuales. Si bien nadie esperaba que la cuarentena se extendiera tanto, deberían haber tenido más en cuenta el cansancio de la gente y considerado habilitar esos deportes en una etapa más temprana. Conllevan un bajísimo riesgo de contagio y le dan a la gente la posibilidad de estar al aire libre, con un efecto positivo no sólo en lo físico sino también en lo anímico y lo inmunitario. Posiblemente eso habría generado más tolerancia y esperanza.

Seguramente es difícil tomar una determinación en la provincia de Buenos Aires, teniendo realidades diferentes en numerosos lugares; cada municipio es un mundo. Sin embargo, creo que por momentos no estaba del todo claro quién debía tomar las decisiones definitivas. En lo que respecta al remo, mi deporte, gracias a Dios el municipio de Tigre comprendió el pedido de la gente y pasado mañana habilitará las aperturas de los clubes.

Los deportes sufrieron por la pandemia. En todo sentido: no sólo los atletas, sino también los clubes, los entrenadores y muchos trabajadores. La habilitación será como hacer girar la rueda nuevamente, de a poco. Y eso es muy positivo. En el caso del remo, por ejemplo, muchos clubes están al borde de la quiebra y volver a habilitar el deporte implica una chance de salvarlos.

Ni qué decir para los deportistas: entrenarse es su trabajo. Esta habilitación seguramente va a devolverles motivación y entusiasmo para volver a entrenarse y para cumplir los objetivos que tengan en sus disciplinas. Los mismo para los que realizan deporte amateur: es como darles un poco de vida en medio de esta pandemia que por momentos le genera mucho miedo a la gente.

Hay que ir por etapas, con mucho cuidado y precaución, familiarizándose con los protocolos, algo nuevo para todos. Esta pandemia trajo muchos cambios y creo que va a generar otros, en todo y en todos. Estamos aprendiendo a convivir con este virus y vamos a tener que tomar recaudos por un tiempo largo. Es indispensable la instrumentación de protocolos, que deberían ser aplicados estrictamente.

Hoy más que nunca tenemos que actuar con conciencia y responsabilidad, y pienso que los protocolos aprobados por profesionales generan un marco de orden y seguridad si son seguidos al pie de la letra. Así, nos cuidamos entre todos.

(*) Ariel Suárez es remero, participante en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.