Atlético del Rosario golpeó al campeón

Plaza no vencía al SIC de visitante desde el 26 de agosto del 2000, temporada en la cual se consagró campeón; ayer se volvió a dar el gusto por 24 a 22; Leonardo Roldán, con casi 40 años, fue el único de los 30 que estuvo en los dos partidos
(0)
17 de julio de 2011  

La sonrisa de oreja a oreja de Leonardo Roldán, como si se tratara de un pibe que recién empieza, fue el fiel reflejo de la alegría y el delirio desatado por Atlético del Rosario en Boulogne. Rozando los 40 años, el segunda línea volvió a darse un gustazo grande como jugador: único sobreviviente en la cancha de aquel 26 de agosto del 2000, victoria sufrida y por la mínima (39-38), la última de los rosarinos en La Zanja , temporada en la cual se consagraron campeones. Él, junto al resto de sus compañeros, entre los que se destacó Tomás Rodríguez, uno que sí recién empieza (cuatro partidos en Primera), edificaron un resonante éxito por 24 a 22 ante el SIC.

Atlético del Rosario golpeó al campeón. Y le cortó una racha de ocho triunfos consecutivos. La visita lo trabajó de a poco. Algo inconsistente en el primer tiempo, lo remató en el segundo. Emparejó la lucha de forwards, presionó y le quitó posesión de pelota a su rival. Y cuando le tocó defender la exigua diferencia en los instantes finales, le sobró orden, disciplina y concentración.

Porque del otro lado, muy por debajo de su nivel se mostró el equipo sanisidrense. Distante de sus recientes producciones con goleadas, quedó en evidencia lo incómodo que se siente si la especialidad de la casa, las formaciones fijas, no prevalecen. La contundencia fue su principal aliado en un arranque frenético. Así llegaron los tries: Bruzzone (se retiró a la media hora por una fuerte contusión en su c abeza que le provocó mareos) explotó en velocidad un hueco en la defensa rosarina. Y López Mañán, por una punta, coronó una maniobra colectiva que estableció el 15-3 parcial.

No obstante, al momento que el scrum falló en constancia y el line tambaleó, la integridad del SIC decayó. Descontó Rodríguez tras una combinación entre los backs y la precisa asistencia de Joaquín Todeschini, aliciente para encarar el segundo período, en el que la historia cambiaría por completo.

En una ráfaga de ímpetu y coraje, el ganador sacó a relucir ese principio de supremacía que insinuó de movida. Presentó batalla en cada situación de juego y dejó atónito a su oponente, sin resquicios para escapar del sofocamiento. De una pelota obtenida en la hilera y posterior maul, el capitán Risler apoyó para dar vuelta el marcador. Más tarde, el filoso medio-scrum Gorina ensayó un kick corto y eficaz que el propio Rodríguez tomó a la carrera, desairó a Rosasco y anotó. Dos estocadas certeras a las que el SIC sólo respondió con un arresto individual de Domínguez y la conquista de González Bonorino que lo puso a tiro.

Lejos de amilanarse, Plaza dejó una mejor impresión, porque terminó jugando en terreno ajeno y desperdició dos chances claras de sumar con el pie. Con distintos protagonistas, pero tan histórico e inolvidable como ese triunfo de hace once años.

PLAZA , DE VISITANTE HASTA LA SEXTA FECHA

Debido a que su hinchada arrojó rollos de papel cerrados en el partido de playoffs frente a Belgrano, el 9 de octubre pasado, en la derrota por 27 a 6, jugado en La Plata, Atlético del Rosario sufrió la suspensión de su cancha por dos fechas. Ante San Martín y Alumni, hará de local en la cancha de éstos, y volverá a jugar en Plaza Jewell recién en la sexta jornada, precisamente contra el equipo de Virrey del Pino. No es la primera vez en la temporada que la URBA sanciona por hechos sucedidos el año pasado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.