Creevy: “Es muy frustrante, tenemos que aprender a madurar; no hay excusas"

Creevy autocrítico tras la derrota ante los Sunwolves
Creevy autocrítico tras la derrota ante los Sunwolves Crédito: Jaguares
Tras la derrota 36-28 ante Sunwolves, séptima consecutiva, el capitán de los Jaguares reconoció el mal momento, pero no encontró expliaciones: “Sin duda está pasando algo en el equipo”, dijo
Alejo Miranda
(0)
23 de abril de 2016  • 13:49

TOKIO.- Peor que perder siete partidos consecutivos es hacerlo de la forma en que los Jaguares cayeron ante Sunwolves. Porque en las primeras cinco, el equipo argentino había insinuado cosas positivas y hasta en alguno que otro mereció mejor suerte. Ante Crusaders también se jugó mal, pero estaba el atenuante de que era un rival de primera línea. En cambio esta madrugada, los Jaguares mostraron su peor faceta ante un rival que subsanó su inferioridad de calidad individual con una mejor actitud. Y eso es imperdonable.

La derrota 36-28 ante un equipo que todavía no había ganado en el Super Rugby fue distinta también en la forma en que impactó en el equipo. Los ojos rojos de Agustín Creevy , tanto en la conferencia de prensa como en la charla con LA NACION ya en el hotel de los Jaguares, denotaban tristeza, pero también rabia e impotencia. Más que el resultado, preocupa que el equipo esté desorientado y que falle en cuestiones básicas que se creía incorporadas, producto de la falta de actitud.

"Estoy dolido, a mí no me gusta perder. Pero si hubiésemos perdido de una forma buena no estaría así. El equipo está triste", dice el capitán casi como en acto de contrición. "Fue un golpe duro, de esos que nos hacen reaccionar. Creo que esta derrota nos dolió mucho y trataremos de revertirlo el sábado que viene. Ya no existen más las excusas."

-¿Cómo se explica esta derrota?

-Sin duda está pasando algo en el equipo. El grupo está muy bien, pero sentimos que cuando entramos a la cancha no estamos haciendo lo que entrenamos. Es muy frustrante. Tenemos que aprender a madurar. Perdimos contra un equipo ganable para nosotros.

-Antes perdían, pero el rendimiento era otro… ¿Por qué este declive?

-Fuimos de mayor a menor. En los últimos partidos estamos fallando en temas puntuales que no veníamos fallando como el tackle y la limpieza del ruck. Lo entrenamos mucho esta semana, pero volvimos a fallar.

-¿Las derrotas les sacaron confianza? ¿Les hicieron querer cambiar cosas y perdieron el rumbo?

-Ahora cuando más convencidos tenemos que estar de lo que estamos haciendo. No se cambió nada respecto de lo que hacíamos el año pasado; salimos cuartos del mundo haciendo lo mismo. Tenemos que cambiar nosotros a la hora de actuar, a la hora de dar el show. Hay que asumir la responsabilidad y decir que no estamos teniendo el mejor momento y hay que salir adelante como lo hicimos muchas veces.

-Si el tackle es algo que tienen incorporado, ¿por qué no sale?

-Tiene que volver a nacer. Parte de la cabeza de cada uno. El tackle lo tenemos de chiquitos, pero ahora se está errando. No es algo que me preocupe tanto porque sé que se puede revertir. Pero hay que ponerse nuevamente el chip de tener una defensa sólida.

-¿Cómo se trabaja eso que excede a los entrenamientos?

-Mentalmente cada uno. No es algo que yo te pueda decir "tackleá, tackleá". Se puede trabajar la técnica, pero cuando se erra un tackle no es por una cuestión técnica, es por una cuestión de momentos del partido.

-Ahora viene Kings, otro equipo de los más débiles, pero después de un viaje largo, con cambio de uso horario…

-El tema es que nosotros no tenemos rivales débiles. Son todas finales para nosotros. Son equipos de nuestra talla. Voy a morder tanta bronca durante la semana que no me va a importar nada, ni el jet lag, ni el viaje, nada. Tengo muchas ganas, no hay tiempo para tomarse descanso. Es una gran oportunidad. Tengo mucha bronca y mucha rabia, pero tengo ganas de dejarlo pasar, de pensar en el partido que viene. No me olvido de lo que pasó, pero necesito eso y tratar de tener el mejor partido el sábado; creo que lo vamos a tener después de esto.

-Como capitán, ¿cómo les trasmitís esas ganas al resto?

-Dentro de los entrenamientos entrenando fuerte, con convicción, prestando más atención a los errores, que son los que después reiteramos en la cancha. Y fuera de eso, nada… También va a ser una inyección anímica volver a casa, reencontrarnos con nuestras familias y unirnos más que nunca. El grupo está unido, está bien aunque un poco triste por esta derrota, pero hemos salido de peores y estoy seguro de que vamos a salir.

-¿Con qué otro momento comparás éste?

-Con los Pumas siempre tuvimos altibajos. Momentos nuestros de los que nos ha tocado salir. En el Rugby Championship no nos divertía perder todos los partidos, hasta que se pudo ganar. Lo mismo va a pasar acá. Estos partidos que vienen van a ser muy importantes para encaminar el barco y salir de nuevo para adelante.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.