Los otros "europeos" del rugby: los argentinos que se van a la liga de España

Tomás Borghi jugó por Barcelona en la última temporada; el contexto muestra que la liga española está aún en una etapa de desarrollo.
Tomás Borghi jugó por Barcelona en la última temporada; el contexto muestra que la liga española está aún en una etapa de desarrollo. Crédito: Federación Española de Rugby
Alejandro Panfil
(0)
22 de agosto de 2019  • 00:01

"Todo jugador de rugby quiere vivir de esto y España ya desde hace varios años es una opción", coinciden varios consultados. La afirmación colectiva se debe a que el rugby español está haciéndose cada vez más atractivo para los jugadores argentinos. Aun sin el poderío económico, el nivel ni el desarrollo de bases que tienen las ligas de Francia e Inglaterra, el país ibérico está experimentando un crecimiento y día tras día va madurando la decisión que apunta a un inminente profesionalismo pleno. Estas expectativas se apoyan en las inversiones que están haciendo los clubes en la contratación de rugbiers y en la próxima llegada de un importante patrocinador para terminar de dar forma al nuevo certamen.

El panorama actual invita a esta nueva aventura. Los clubes crearon recientemente la Asociación de La Liga Nacional de Rugby, con el fin de ir quitando paulatinamente la responsabilidad de organizar el torneo a la Federación Española de Rugby (FER), y si bien aún persisten algunos tironeos de intereses por la exclusividad que tendrían los clubes para gestionar auspiciantes, se está más cerca que nunca del lanzamiento de una liga profesional. Lo que hay actualmente es la División de Honor, que es la Liga Heineken. Es un certamen semiprofesional de 12 equipos, que en la última temporada fueron VRAC Quesos Entrepinares (el campeón), Ciencias Fundación Caja Sol, Aldro Energía Independiente, Bathco R. C., Silverstorm El Salvador, UBU-Colina Clinic, F. C. Barcelona, UE Santboiana, Complutense Cisneros, Sanitas Alcobendas, AMPO Ordizia y Hernani C. R. E.. Cada uno juega 22 partidos por torneo, el vencedor gana el derecho a protagonizar el European Rugby Continental Shield (el tercer certamen de Europa en importancia) y desciende un conjunto por temporada.

Un arranque de Nicolás Nahuel Jurado, de El Salvador, frente al equipo vasco Hernani.
Un arranque de Nicolás Nahuel Jurado, de El Salvador, frente al equipo vasco Hernani. Crédito: Federación Española de Rugby

Hacia Barcelona, para sumarse a sus compatriotas Tomás Borghi (exback de SIC) y Jerónimo Berruezo (exmedio-scrum de Hospitalet), fueron el año pasado Joaquín Hardoy y Rodrigo Ávalos, hombres de CUBA. Y en breve partirá a CAU Madrid otro rugbier surgido de Universitario, Juan Cruz González, confirmando una tendencia que se intensifica. Los argentinos van en busca de competir, ganar dinero, en algunos casos estudiar y el plus nunca despreciable de vivir una temporada fuera del país.

Hardoy, excapitán del equipo de Villa de Mayo, no dudó en 2018 de probar suerte en el club donde brilla desde hace más de una década, pero en fútbol, su compatriota Lionel Messi. Al centro de 29 años lo sedujo la posibilidad de jugar con un contrato profesional y a la vez realizar un MBA en Barcelona, ciudad a la que llegó recomendado por otro argentino de Barça, Bautista Güemes. Consultado para LA NACION, cuenta que allá los clubes tienen estructuras mixtas, en las cuales algunos jugadores cobran y otros no lo hacen. "Se está experimentando un crecimiento del rugby en España. Hay planteles bien competitivos y preparados y se está mejorando mucho tanto en las estructuras como en los planteles", sostiene.

Mariano García, de Independiente, tackleado por dos hombres de Barcelona.
Mariano García, de Independiente, tackleado por dos hombres de Barcelona. Crédito: Federación Española de Rugby

Para Bruno Mercanti, que padeció el descenso a la División de Honor B en Gernika Rugby Taldea y antes tuvo un paso por Soyaux Angoleme, de Francia, el rugby de España viene creciendo desde hace al menos una década, aunque dicho crecimiento se vio interrumpido momentáneamente por la crisis económica que afectó al país y a gran parte de Europa. Y señala que la razón principal de la notable evolución que experimentó la División de Honor no es el trabajo formativo sino que los clubes se refuerzan año tras año para ser campeones. "El que sube a primera arma un equipo para pelear por el campeonato. Es una cadena: si uno quiere mantenerse, debe fichar más jugadores o subir el nivel de los que ya tiene", indica el primera línea bahiense, que además destaca dos aspectos del juego en los que se nota la evolución: "En las formaciones fijas y en el juego frontal el rugby español tiene muy buen nivel. Y no cualquier jugador que está en la Argentina puede venir acá y jugar, al revés de lo que muchos piensan".

Ignacio Poet solía participar los sábados en el torneo de la URBA por Atlético del Rosario, pero en la última temporada actuó en Aldro Energía Independiente Rugby Club y ahora pasó a Bathco Rugby, el club en el que encarará la 2019/2020, que comenzará el 15 de septiembre. Hoy está feliz por haber descubierto una liga de alta proyección y en la que, sobre todo, puede seguir viviendo del rugby: "En el caso de los jugadores argentinos, la situación actual del país influye, y es atractivo llegar a España, debido a la misma cultura y el idioma. Por ello en casi todos los equipos hay argentinos, y está aumentando la tendencia", manifesta el fullback. Para él habría sido fundamental una clasificación de España para el Mundial de Japón, ya que ella habría dado un gran impulso al trabajo de desarrollo de juveniles, pero aun así es optimista respecto a una total profesionalización: "Están llegando buenos extranjeros y apareciendo españoles de gran nivel. Los clubes están trabajando muy bien para, de a poco, llegar a hacer totalmente profesional la liga", enuncia.

Quizás todavía falten muchos años para que la liga española adquiera el nivel y el prestigio de otras europeas, como el Top 14 francés y la Premiership Rugby de Inglaterra, pero hoy por hoy los jugadores argentinos ya la consideran una oportunidad de convertirse en rugbiers profesionales. Será una relación de mutualismo: con su incorporación, ayudan a la liga a convertirse en la competencia prestigiosa que ella quiere ser.

Juan Manuel Lescano encabeza un ataque de Ordizia frente a Santboiana.
Juan Manuel Lescano encabeza un ataque de Ordizia frente a Santboiana. Crédito: Federación Española de Rugby

Los 45 argentinos que participaron en la 2018/2019

  • Valladolid RAC Quesos Entrepinares (3): José Guillermo Basso, Guido Albertario, Alejandro Gutiérrez.
  • Hernani C. R. E. (1): Diego Levin.
  • Barcelona (9): Fausto Cuello, Martín Ignacio García, Bautista Güemes, Joaquín Hardoy, Rodrigo Ávalos, Jerónimo Berruezo, Tomás Borghi, Juan Cruz Ferrere, Ramiro Pacheco.
  • Silverstorm El Salvador (4): Andrés Orlando Alvarado, Leandro Wozniak, Nicolás Jurado, Jorge García.
  • UBU-Colina Clinic (5): Juan Aristemuño, Matías Bianco, Tomás Rocamán, Juan Pablo Guido, Santiago Salas.
  • Aldro Energía Independiente Rugby Club (8): Leonardo Bulacio, Joaquín Domínguez, David González, Francisco Guerrero, Joel María Soria, Juan Diego Zabalegui, Ignacio Poet, Federico Castiglioni.
  • CR La Vila (6): Franco Hazaña, Matías Jara, Rodrigo Lacoste Aimo, Gastón Vía, Martin Visuara, Bruno Villalba.
  • Ampo Ordizia RE (4): Valentín Cruz, Juan Manuel Lescano, Gonzalo Vázquez, Fernando Martín López.
  • Sanitas Alcobendas (4): Santiago Ovejero, Iván Ramiro, Federico Villegas, Mateo Bast.
  • Bizkaia Gernika R. T. (1): Bruno Mercanti.

Valentín Cruz, argentino de Ordizia, en un partido contra Independiente.
Valentín Cruz, argentino de Ordizia, en un partido contra Independiente. Crédito: Federación Española de Rugby

Tomás De la Vega, el capitán de CUBA, jugará en Toronto Arrows

"Cuando estaba en Los Pumas tuve varias posibilidades pero no agarré ninguna, por eso esta vez dije que sí", revela Tomás De la Vega, tercera línea de CUBA, que a los 29 años aceptó la chance de jugar por primera vez rugby profesional. Será a partir de enero de 2020 en Toronto Arrows, de la flamante Major League Rugby, de Estados Unidos.

Abogado y dedicado a los negocios inmobiliarios, el capitán dejará Villa de Mayo porque siente que es su última oportunidad de dedicarse a tiempo completo al rugby. "Era una cuenta pendiente jugar rugby profesional. Me cuesta un montón dejar a mis amigos y al club, pero sé que si no lo hago ahora, no lo hago más", apunta para LA NACION. "Es un lindo desafío porque la MLR nació 100% profesional y de hecho están contratando jugadores extranjeros muy buenos. Me gusta la idea y voy aprovecharla con muchas ganas", explica entusiasmado.

En su memoria quedarán para siempre su debut, en 2010, y los títulos de campeón en el Torneo de la URBA en 2013 y en el Nacional de Clubes en 2014. El presente del club es complicado, por eso aún De la Vega no armó las valijas: primero pretende dejar a CUBA en la máxima categoría. "Siempre di todo lo que tuve al club, pero todavía no quiero pensar en mi salida. Es una oportunidad espectacular, pero quiero pensar en los partidos que quedan acá", advierte.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.