Mundial de Japón: el rugby sale de los países centrales con tecnología y apuesta a la expansión

Los All Blacks no asoman tan fuertes como en otros mundiales; varios conjuntos pueden destronar a Nueva Zelanda
Los All Blacks no asoman tan fuertes como en otros mundiales; varios conjuntos pueden destronar a Nueva Zelanda Fuente: AFP
Alejo Miranda
(0)
21 de agosto de 2019  • 00:01

Por primera vez en la historia, el Mundial de rugby rehúye de los países centrales. Para un deporte tan tradicional, la decisión de llevar su evento ecuménico a Japón es al mismo tiempo una gran apuesta a la expansión y un riesgo ante la incipiente pero relativamente escasa popularidad del deporte en oriente. Después de la explosión de público que implicó Inglaterra 2015, llevar la Copa Webb Ellis a Asia, por la distancia para el turismo y la diferencia horaria para la televisación, es un desafío enorme. Del otro lado, la sistematicidad de la cultura japonesa y el desarrollo tecnológico de ese país auguran un Mundial como nunca se vio otro.

En el costado deportivo, los All Blacks ven cómo su poderío está en jaque por primera vez desde que recuperaron la corona en 2011, con la particularidad de que se puede contar otros cuatro equipos casi en igualdad de condiciones y tres más un escalón debajo, con posibilidades tangibles de disputarles el cetro.

Crédito: Villarpress

Luego de que su buque insignia pasara por todos los países que conforman la cuna de este deporte, World Rugby realizó una arriesgada jugada en procura de romper barreras y expandir sus fronteras. Aunque lejos de la popularidad del fútbol y el béisbol, el rugby en Japón tiene raíces profundas. Los primeros rastros datan de fines del siglo XIX de la mano de estudiantes universitarios ingleses, como ocurrió en casi todas las partes del mundo donde este deporte encontró tierra fértil. La llegada del profesionalismo le permitió desarrollar una liga poderosa alrededor de las multinacionales, tanto que les discute las figuras a las más importantes del mundo, como Dan Carter, Matt Giteau y Elton Jantjies.

Es decir, Japón no es un país totalmente ajeno al rugby. Este cronista lo comprobó cuando Jaguares visitó a Sunwolves en 2016. No solamente ganaron los japoneses, sino que además el público llenó las tribunas y vivió el partido con intensidad. Si sirve como anticipo de lo que ocurrirá a partir del 20 de septiembre, amplificado por la magnitud del certamen, cabe esperar un gran Mundial en ese sentido.

Uno de los spots del Mundial de Japón - Fuente: YouTube

03:59
Video

Según el último informe de World Rugby, de hace tres semanas, 85% de las 1,8 millones de entradas ya fue vendido. La organización espera recibir más de 400.000 visitantes de todo el planeta y un estudio independiente reveló que el reconocimiento del torneo en país alcanza a más de tres cuartos de la población, unos 98,3 millones de personas.

Quienes opten por disfrutar del Mundial en sus casas tienen garantizada una experiencia novedosa. En las semifinales y la final, la cobertura televisiva contará con 34 cámaras; habrá 23 o 28 en los demás encuentros. El plan de televisación ofrecerá un acceso sin igual fuera de la cobertura de partidos, con un volumen de contenido cuatro veces superior al de 2015, potenciado por una completa experiencia en las redes sociales.

Fuente: LA NACION

La tecnología, como era de esperar en un país avanzado, estará al servicio del espectador. Será la primera vez que la cobertura de un mundial se realizará en múltiples señales y formatos, por lo que quienes transmitan los encuentros podrán acomodar el contenido a su necesidad y emitir el torneo en el formato UHD/4K. En el mercado local estará disponible por medio de la cadena NHK en formato 8K. La transmisión tendrá gráficos en realidad aumentada (AR) en 34 de los 48 partidos e infografías en las redes sociales (@rugbyworldcup). Las repeticiones contarán con la tecnología Hawk-Eye Smart Replay.

En total, se calcula que Japón 2019 romperá los récords de audiencia y llegará a 800 millones de hogares en 217 países, superando los 683 millones de 2015. Para el enfrentamiento inaugural, Japón vs. Rusia en Tokio, anticipan quebrar la marca de audiencia para un partido de rugby, que es de 25 millones de telespectadores.

El rey, candidatos y aspirantes

El seleccionado local apenas ganó cuatro de sus 26 presentaciones en los ocho mundiales que protagonizó (nunca faltó). Pero tres fueron en 2015, entre ellos, el del resonante batacazo frente a Sudáfrica. No le alcanzó para llegar por primera vez a cuartos de final, ya que luego perdió contra Escocia, pero en esta ocasión tendrá revancha ante esos mismos rivales en una zona que tiene como favorita a Irlanda. Estar entre los ocho mejores sería como coronarse campeón para el local, y tiene con qué hacerlo, especialmente de la mano de un entrenador world-class, el neozelandés Wayne Smith.

Para disputarles la corona a los All Blacks todavía le falta. El atractivo que tiene este certamen es que el equipo negro no es tan favorito como en los últimos dos mundiales. Por un lado, porque en el último año y medio desaceleró el paso arrollador que traía desde 2011. Por el otro, porque surgió una serie de seleccionados que sostienen aspiraciones cabales de vencerlo. Inglaterra, Sudáfrica, Gales e Irlanda plasmaron rendimientos como para anotarse como serios candidatos a pelear por la copa. Un paso más atrás, pero no exentos de peligrosidad y capacidad para vencer a cualquiera, están Australia, Francia y la Argentina.

Los Pumas no tuvieron la mejor preparación en cuanto a resultados, pero el crecimiento que implicaron ocho años de Rugby Championship, algunos éxitos resonantes y, especialmente, el reciente arribo de Jaguares a la final del Súper Rugby, les dan crédito. Y si sus figuras de primer nivel mundial (Pablo Matera, Agustín Creevy, Nicolás Sánchez, Ramiro Moyano, Tomás Cubelli, Guido Petti Pagadizábal) alcanzan su pico en el momento indicado, cuidado. Claro que con Francia e Inglaterra compartiendo el grupo de la muerte, volverse en la primera rueda también es una posibilidad real.

En materia deportiva, Japón 2019 también promete ser un Mundial diferente.

Así se jugará el torneo

Veinte equipos, 12 estadios

Japón 2019 comenzará el viernes 20 del mes próximo, con el duelo entre el local y Rusia en Tokio. Participarán 20 equipos, en cuatro zonas de cinco. Los dos primeros de cada una avanzarán a los cuartos de final. Habrá 48 partidos en 12 estadios. El de Yokohama, que tiene capacidad para 72.000 personas, albergará las semifinales y la final (sábado 2 de noviembre); en el de Tokio (50.000) los Pumas se enfrentarán con Francia e Inglaterra, y el de Oita (40.000), recibirá dos cuartos de final. Además habrá acción en Shizuoka, Osaka, Fukuoka, Toyota, Sapporo, Kobe, Kumamoto, Saitama y Kamaishi.

Raro para Japón: un estadio no estará listo a tiempo

El Estadio Nacional de Tokio, sede de los Juegos Olímpicos de 2020, iba a ser el escenario principal, pero no se llegó a tiempo con la construcción.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.