Welford Road: la mítica cancha en donde jugarán los Pumas que no fue elegida para el Mundial

Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco
Desde las 11, el seleccionado se medirá ante Leicester Tigers en una sede tradicional
Alejo Miranda
(0)
5 de septiembre de 2015  • 00:40

LEICESTER, Gran Bretaña.- Una de las decisiones más controvertidas durante el proceso arquitectónico del Mundial de Inglaterra fue la de no incluir a Welford Road entre las 13 sedes en que se jugará. Insólitamente, la cancha de Leicester Tigers, el equipo más ganador de este país, uno de los míticos reductos en los que se juega al rugby, fue subestimada pese a la premisa de England Rugby 2015 de incluir canchas de este deporte. Así y todo, Welford Road tendrá la posibilidad de catar, aunque más no sea tímidamente, el sabor del Mundial cuando albergue al último partido de los Pumas previo a la gran cita, ante el club local.

El partido, que comenzará a las 15 (11 de la Argentina), servirá también para homenajear a Marcos Ayerza , un ícono de los Tigers, que en su décima temporada en el club está siendo premiado con el Testimonial, que consiste en una serie de eventos a lo largo del año en los que se reconoce su aporte y se recauda dinero para fines benéficos.

El estadio de Welford Road tiene un pasado lleno de historias
El estadio de Welford Road tiene un pasado lleno de historias Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco

Ayerza vivirá la extraña experiencia de jugar con las dos camisetas. Será titular en los Pumas e ingresará unos minutos al final del partido para Leicester. Los jugadores locales utilizarán en su espalda la letra A, que evoca doblemente a Marcos: es la inicial de su apellido y es el puesto que ocupa en la cancha; en la nomenclatura antiguamente utilizada por los Tigers, la A equivale al 1 o pilar izquierdo, la B al hooker, la C al pilar derecho, y así sucesivamente.

La tradición es uno de los componentes fundamentales de este equipo, ganador 10 veces de la liga local (de las cuales Ayerza participó en las últimas cuatro, 2007, 2009, 2010 y 2013), dos de la Copa Europea de Campeones (la Champions League del rugby) y siete de la Copa Anglo-Galesa o LV= Cup (similar a la Copa del Rey o Copa Argentina). Welford Road tiene la fisonomía de la mayoría de los estadios ingleses, con tribunas rectas a los costados y techadas. En Buenos Aires, las canchas de Belgrano y Lomas sirven de ejemplo, aunque ésta es mucho más grande. Tiene capacidad para 19.000 espectadores y está siendo ampliada a 26.000 con la construcción de la cabecera que le falta. Si bien ha sido remodelado varias veces desde su construcción en 1892, conserva sobre una de la estructura de cemento los asientos de madera de antaño.

Los vestuarios, en cambio, sí se mantienen prácticamente inalterados. Lejos de los espaciosos salones con cambiadores individuales que se ven en los estadios modernos, éste tiene bancos desgastados en los que apenas caben los 15 titulares; los suplentes van a una habitación contigua. "Cuando llegué me llamó la atención, pero me explicaron que eran los mismo bancos que tienen las marcas de los tapones de Martin Johnson, Neil Back, Rory Underwood… es un club que se basa mucho en la tradición y uno rápidamente lo asimila", dijo Ayerza.

El vestuario visitante es menos espacioso aún. "Cuando jugué en esta cancha, un 1° de enero con un frío terrible, me tuve que cambiar en un baño del poco lugar que había", recordó Tomás de Vedia, ex Puma que jugó en Saracens y London Irish y que está aquí como comentarista de ESPN.

Hoy los Pumas pisaron el impecable césped durante el reconocimiento del estadio, pero mañana tendrán la posibilidad de conocer ese camarín. Y experimentarán en carne propia otro de los tradicionales rituales que Welford Road mantiene vivo: el ingreso a la cancha atravesando parte de la tribuna en medio de la parcialidad local.

Los vínculos entre los Tigers y la Argentina no acaban en Marcos Ayerza, aunque es su más cabal exponente. Alejandro Moreno fue el primer argentino en vestir la afamada camiseta verde, roja y blanca a rayas horizontales. Surgido en San Fernando, este pilar llegó a representar tres veces a los Pumas para luego nacionalizarse italiano y jugar cinco partidos con la Azzurra. Siguió el mismo el paranaense Martín Castrogiovanni (conocido aquí simplemente como "Castro"), que por años conformó una temible primera línea en el otro extremo de Ayerza en el scrum. La primera línea, que durante años coincidió con la del seleccionado inglés cuando estaba conformada por Graham Rowntree, Richard Cockerill y Darren Garforth (el ABC Club) es una de las piedras basales de los Tigers y sus hinchas festejan más un try-scrum que una jugada lucida, según contó Ayerza.

Además, Marcelo Loffreda entrenó al equipo en la temporada 2007/08. El Tano llegó por recomendación de Les Cusworth, histórico apertura de los Tigers y el seleccionado inglés, asistente en el staff de los Pumas durante el Mundial de Francia. Pero fue Ayerza quien les abrió las puertas a otros argentinos que más tarde jugaron en Leicester, como Horacio Agulla , Lucas González Amorosino y Pablo Matera .

La lista incluirá desde mañana otro nombre: Gonzalo Camacho , desestimado por Hourcade del plantel mundialista, quien llegó al club hace dos temporadas pero aún no pudo jugar por distintas lesiones, pese a lo cual le renovaron el contrato dos veces.

Lamentablemente, England Rugby 2015, el ente que organiza del Mundial, optó como sede por el King Power Stadium, casa de Leicester City FC, equipo de la Premier League donde juega el ex delantero de San Lorenzo Leonardo Ulloa. Se privilegió la capacidad de 32.000 espectadores, pero todavía no se agotaron las entradas para ninguno de los tres partidos que se jugarán allí (Argentina vs. Tonga, Canadá vs. Rumania y Argentina vs. Namibia). La calidez y tradición de Welford Road se habrían ajustado mucho mejor a la gran cita del rugby.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.