Sobrevivir a Messi: esa es la cuestión