Djokovic, una vida de película