El milagro Andy Murray: de anunciar el retiro a campeón después de 31 meses

Fuente: AFP - Crédito: JOHN THYS
José Luis Domínguez
(0)
20 de octubre de 2019  • 16:09

Imposible olvidar aquel anuncio pleno de emoción, con las lágrimas incontenibles por el dolor en la cadera. Hace poco más de nueve meses, Andy Murray anunciaba su retiro del tenis, agobiado por una lesión que no lo dejaba dormir. "Australia puede ser el último torneo de mi carrera", contaba el escocés en un momento conmovedor para el planeta tenis. Hasta dejó entrever que quería despedirse en Wimbledon, el torneo que ganó en 2013 y por el que entró en la historia grande, al ser el primer británico campeón en el All England después de 77 años-

Pero Murray se operó y se recuperó, en silencio. Emprendió un regreso con pasos lentos; primero en el dobles, luego en el singles. Este domingo llegó un premio grande: se consagró campeón del ATP 500 de Amberes al ganarle por 3-6, 6-4 y 6-4 a Stan Wawrinka. Fue el 46º título su carrera, pero el primero en 31 meses, desde aquel éxito en Dubai, en marzo de 2017. En el medio, pasaron frustraciones, dolencias, preocupación y un regreso prácticamente milagroso.

El match-point

Empezó 2019 con una segunda ronda en Brisbane y la caída en cinco sets ante Roberto Bautista Agut en la primera rueda del Abierto de Australia. Días después, se sometió a una cirugía de reconstrucción de la cadera. Volvió sobre el césped de Queen's, en junio, con un título en dobles junto al español Feliciano López. Se animó al singles en Cincinnati, Winston Salem y Mallorca; en la gira asiática recorrió Zhuhai, Pekín y Shanghai, donde no consiguió grandes resultados, pero sí sumó varios partidos y ritmo de competencia. Desembarcó en Amberes y superó a Kimmer Coppejans, Pablo Cuevas, Marius Copil y Ugo Humbert, antes de ganarle a Wawrinka y recuperar la dulce sensación de ser campeón otra vez.

Fuente: AFP - Crédito: JOHN THYS

Las lágrimas regresaron. Ahora, de felicidad. "Esto significa mucho para mí, sobre todo después de los problemas que he tenido en los últimos años. Ha sido un gran partido. Stan ha jugado increíble, los dos jugamos así. No esperaba conseguir esto y por eso estoy muy feliz. Estoy muy orgulloso de lo que he hecho esta semana", comentó el escocés, que a los 32 años vuelve a sentirse un jugador pleno.

Este domingo, Murray debió remontar un set de desventaja y una situación compleja en el segundo parcial: estuvo 1-3 y 15-40 con su saque antes de revertir el partido. "Stan estaba jugando en un nivel tremendo, conectando winners desde cualquier lugar de la cancha. He resistido de algún modo durante el segundo set, porque sido realmente todo muy parejo. Conseguí ganar, pero no esperaba encontrarme en esta situación", analizó Murray.

El regreso se hizo meteórico en los números: hace tres semanas, Murray era el 503º del ranking mundial, y empezó el torneo belga en el escalón 243º. La victoria en Amberes le hizo sumar 250 puntos que representan un salto de 116 puestos en la clasificación semanal de la ATP, por lo que este lunes aparecerá en el 127°. Lejos, claro está, del número 1 que supo alcanzar y que ocupó durante 41 semanas, entre noviembre de 2016 y agosto de 2017. Pero más cerca de volver a la elite del tenis que lo tuvo casi como un 'cuarto Beatle', detrás de Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic.

Fuente: AFP - Crédito: JOHN THYS

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.