La confesión de Nicolás Kicker: admitió el arreglo de partidos, y tras dos años de sanción, espera volver a jugar pronto

Crédito: Captura de video
Sebastián Torok
(0)
17 de enero de 2020  • 00:47

El 24 de mayo de 2018 el tenis argentino se sacudió. Nicolás Kicker, por entonces 84º del ranking mundial y con una muy reciente serie de Copa Davis jugada [frente a Chile, en abril de ese año, en San Juan], fue declarado culpable de arreglo de partidos por la Unidad de Integridad del Tenis (TIU). El jugador nacido en Merlo se encontraba en París, por empezar a competir en Roland Garros, pero sin embargo fue apartado abruptamente del circuito y le retiraron las credenciales. Pocas semanas después, el 19 de junio, la TIU oficializó el castigo: tres años de suspensión [la pena original era de seis] y una multa económica de 25.000 dólares. En su momento, Kicker dijo ser inocente, pensó en recurrir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) y apelar, pero entendió que se entregaría a un proceso demasiado espinoso y que las pruebas en su contra eran contundentes. Así fue como finalmente reconoció su culpabilidad y colaboró con la TIU, añorando que el castigo termine antes del tiempo asignado [mayo de 2021] y volver a jugar. Kicker, que el 16 de agosto cumplirá 28 años, accedió, por ejemplo, a participar de un video educacional que la TIU les muestra a los jugadores juniors. "Me arruiné la carrera", fue una de las mayores sentencias de Kicker en un video filmado en febrero de 2019 en Buenos Aires, pero hecho público en las últimas horas.

"En ese momento [en el de la sanción] estaba 70 del mundo, jugando Copa Davis, haciendo tercera ronda de Australia, ganándole a jugadores muy buenos y tenía toda una carrera por delante. Ese año, para mí, yo iba a terminar dentro de los 50 del mundo. Estaba todo para que yo siguiera jugando al tenis tranquilamente, pero cometí un error en 2015 y eso me produjo., ahora estoy suspendido y me arruiné la carrera, todo por un partido y lo pagás muy caro", comienza diciendo Kicker, en primera persona. Y añade, con culpa, sobre el momento en el que aceptó dejarse perder ante el ecuatoriano Giovanni Lapentti (por entonces, 229º del tour) por 2-6, 6-2 y 7-5, en la primera ronda del Challenger de Barranquilla: "Obviamente que cuando estaba 190 o 200 me costaba mucho, seguía dependiendo de mis padres, me tenía que pagar entrenadores y me costaba mucho, no quería depender más de ellos. La primera vez que esta persona [el apostador] me contactó fue vía Facebook, me dijo que me quería sponsorear, que me quería dar plata por mes, un auto para moverme por Buenos Aires, pero cuando se reveló me dijo que eran un grupo de apostadores y quería que yo venda un partido con ellos. En ese momento no confié, pero después me agarraron en un punto muy vulnerable y yo decidí aceptar".

Nicolás Kicker: admitió arreglar partidos y espera poder volver a jugar pronto - Fuente: Youtube TIU

04:27
Video

Durante el partido arreglado en Barranquilla hubo movimientos fuera de lo común en las distintas apuestas por Internet, lo que encendió la alarma e inició la investigación. "Estaba muy nervioso. Me acuerdo que [el apostador] me pedía que hiciera ciertas cosas en el partido y yo le decía: 'Estoy muy nervioso'. Cuando estaba jugando el partido fue terrible, la tenía que tirar afuera a propósito, mi actitud no era con la que yo jugaba naturalmente, miraba todo el tiempo al árbitro para ver si sospechaba. Fue horrible, la pasé muy mal", explicó Kicker, que en ese momento era entrenado por Juan Pablo Polaco Brzezicki. Su último partido fue en el ATP 250 de Lyon, en mayo de 2018: perdió por 4-6, 6-1 y 7-5 ante Federico Coria, en la primera ronda. A los pocos días, la TIU daría los resultados del juicio. "Estoy suspendido por tres años y entreno todos los días sin saber cuándo voy a volver a jugar al tenis -dijo en el video de 4m27s-. Para mi familia y para mí, el apellido quedó manchado. Y una de las peores consecuencias fue este año [por 2019], cuando estaba con mi hijo de vacaciones y me preguntó por qué no jugaba más al tenis. En ese momento fue muy difícil contárselo, pero le tenía que decir toda la verdad. Fue una de las peores consecuencias".

Kicker representó, en su momento, el costado más austero del tenis: fue padre -de Bastian- a los 19 años, viajaba por el circuito con solamente un puñado de raquetas y una máquina encordadora para ahorrar el dinero en dólares del servicio que otorgan los torneos. De la camada 1992, la misma que Diego Schwartzman, Renzo Olivo, Coria y Andrea Collarini, entre otros, padeció distintas limitaciones. Sacó su primer punto ATP a los 17 años [en un Future en el club Once Unidos, en Mar del Plata] e ingresó en el Top 100 en febrero de 2017. En aquel momento, la noticia descolocó y entristeció a mucha gente del ambiente, como a Daniel Orsanic, quien, siendo capitán, lo había hecho debutar en el equipo de la Copa Davis. En una entrevista con LA NACION, en junio de 2018, en París, Orsanic dijo: "Entre la gente que lo ha hecho hay que diferenciar: los que lo hacen por una estricta necesidad o desesperación y quienes lo hacen como un medio de vida. Ninguna de las dos es justificable. Ninguna. Pero hay una diferencia: la esencia de la persona. Si uno comete un error por estar desesperado, es una cosa. Si uno comete un delito frecuentemente y de eso saca ventaja en forma permanente, pasa por una forma de vida. Tienen que ser penados, en cualquier caso. Si hablamos de Kicker, de ser verdad me inclino por pensar que fue un acto de desesperación".

El partido en Barranquilla que le costó la sanción por arreglo a Kicker

01:27
Video

El 10 de febrero de 2019, LA NACION publicó un reportaje con Marco Trungelliti, en el que el tenista confesó cómo había rechazado un intento de soborno ante una mafia que arreglaba partidos y apostaba. El testimonio del santiagueño ante la TIU generó el cruce de números telefónicos en la base de datos del organismo que lucha contra la corrupción en el tenis y lo terminó llevando a una posición incómoda y que no esperaba cuando hizo la denuncia. La TIU quiso que Trungelliti prestara testimonio en los juicios a tres compatriotas investigados por diversas irregularidades: Kicker, Coria y Patricio Heras. Al tiempo, Kicker fue sancionado, Coria fue suspendido por dos meses y multado con 5000 dólares por no haber reportado que le ofrecieron arreglar partidos en el Future de Sassuolo en 2015 y Heras fue castigado con una suspensión de tres años y una multa de 25.000 dólares por haber cometido "delitos", entre ellos arreglar un partido en el Challenger de Barranquilla, en 2015.

"El mensaje que les daría a los jugadores juniors es que si un grupo de personas se les acerca a hablarles, tienen malas intenciones o los amenazan, es el momento en el que tenés que saber decir que no. Algunos no saben para qué está la TIU y hay que confiar en la TIU", es parte del relato de Kicker (fue 78º en 2017) en el video. Y finaliza el mensaje así: "Los valores más importantes que me dio el tenis es el sacrificio, la honestidad, el respeto hacia los jugadores y los árbitros, respetar el reglamento, el no hacer trampa dentro y fuera de la cancha. No pensé en las consecuencias que me podía traer, era chico y cometí un error que no pensé que a futuro me iba a traer grandes problemas y acá estoy, pagando las consecuencias".

Hoy, Kicker, está muy activo y entrenándose diariamente. El uruguayo Pablo Cuevas lo invitó a participar de distintas pretemporadas y, el hincha de Vélez Sarsfield, hasta se entrenó con los jugadores argentinos que participaron de las Finales de la Copa Davis. Va de aquí para allá, del Buenos Aires Lawn Tennis Club de Palermo al club de su padre, Ricardo [el Kicker Klub Haus, en Merlo]. Está ansioso, pero tranquilo porque se quitó un enorme peso de encima al confesar su error y entiende que en muy poco tiempo puede llegar a pisar una cancha de tenis nuevamente.

LOS CASTIGADOS:

26 jugadores fueron sancionados por la TIU durante 2019. Esta cifra incluye, entre otros, seis tenistas suspendidos por arreglo de partidos y otros seis suspendidos de manera provisoria mientras siguen las investigaciones; cinco fueron castigados por no cumplir la prohibición de realizar apuestas sobre tenis. Las alertas sobre posibles arreglos retrocedieron un 48% respecto de 2018, con 138 encuentros denunciados.

UNA DURA SANCIÓN:

El 24 de mayo de 2018, Nicolás Kicker fue declarado "culpable" de arreglo de partidos por la Unidad de Integridad del Tenis (TIU). El partido apuntado fue por el Challenger en Barranquilla, Colombia, en septiembre de 2015. El 19 de junio de 2018, la TIU lo suspendió por tres años y lo multó con US$ 25.000.

TODO MUY IRREGULAR:

El partido que le cuestionan a Kicker es el que jugó en Barranquilla en 2015, por la primera rueda, ante el ecuatoriano Giovanni Lapentti. Kicker ganó 6-2 el primer set, pero terminó perdiendo el segundo y tercer parcial (6-2 y 7-5). Durante el partido hubo movimientos fuera de lo común en distintas casas de apuestas, con un tránsito de 700.000 euros, una cifra extraordinaria para un partido de esa categoría del tour. Después del partido, el argentino fue insultado y amenazado por las redes sociales; lo acusaron de haberse dejado ganar. Antes del partido, Kicker pagaba 1,53 por cada dólar apostado (con una probabilidad implícita de alrededor del 65% de ganar el match), pero curiosamente en el segundo set y pese a que ya había ganado el primero, el argentino bajó su porcentaje de favoritismo y pasó a pagar 3,3 por cada billete estadounidense.

PRIMERO, LO OCULTÓ:

En una entrevista con LA NACION, en octubre de 2015, Kicker habló sobre aquel partido en Colombia: "En el tenis, hasta el último punto no sabés quién va a ganar. En Barranquilla me pasó que el otro se enchufó y perdí. Cuando terminé el partido encendí el teléfono y tenía un montón de mensajes preguntándome qué había pasado. Lo tomé con gracia, me reí. Barbaridades de este tipo siempre nos mandan por Internet y, aunque es difícil no hacerse mala sangre, trato de hacerlo. No se entienden algunas cosas: la ATP lucha contra las apuestas, pero tiene torneos auspiciados por casas de apuestas".

COLABORÓ CON LA TIU:

Kicker dijo ser inocente e intentar, junto con sus abogados, que le reduzcan la pena, recurriendo al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS). Pero dio marcha atrás, reconoció su culpabilidad y optó por tener "buen comportamiento", tratando de lograr que el castigo finalice antes de mayo de 2021.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.