Milos Raonic, el verdugo de Federer

Se convirtió en el primer canadiense en llegar a una final de Grand Slam; el escocés Murray será su rival
Santiago Peluffo
(0)
9 de julio de 2016  

Fuente: LA NACION

LONDRES.- El canadiense Milos Raonic frenó el sueño del suizo Roger Federer de llegar a su undécima final del torneo de Wimbledon al revertir una desventaja de dos sets a uno para medirse el domingo, en su primera definición grande, ante el británico Andy Murray , que derrotó en parciales corridos al checo Tomas Berdych .

Raonic, de 25 años, fue particularmente consistente para vencer al ex número uno del mundo 6-3, 6-7 (3-7), 4-6, 7-5 y 6-3 y acceder a su primera final de un torneo de Grand Slam. Mañana pisará por primera vez la "Catedral" un domingo para enfrentarse al ídolo local Murray, que cumplió con el favoritismo y no tuvo problemas ante Berdych para avanzar por 6-3, 6-3 y 6-3 a su tercera definición en el All England.

Murray y Raonic reeditarán la final de hace dos semanas en el torneo de Queen's, también en Londres y sobre césped, que se llevó el británico en tres ajustados sets.

Tras su gran victoria ante Federer, Raonic estuvo tan feliz como tranquilo. "Estoy orgulloso de cómo pude llevarme el partido. Es una sensación muy linda por muchos aspectos. Hoy fui perseverante y mi actitud me mantuvo en el partido", comentó el montenegrino nacionalizado canadiense.

En una lucha de 3h25m, Raonic registró el servicio más veloz de este torneo (231 km/h) y totalizó 23 aces. Pero su mejor virtud fue capitalizar la ventaja de dos sets a uno que Federer dejó pasar, condicionado por algunos inconvenientes en su rodilla, de la que fue operada en marzo. Tras perder un cuarto set que tenía listo para jugar el tie-break, el suizo, de próximos 35 años, se desinfló físicamente.

Pasadas las tres horas de partido, fueron sus meniscos operados los que hicieron saltar la alarma. Federer solicitó la ayuda del preparador físico en el inicio del decisivo set y luego tuvo una caída inédita al servir 1-2 y 40-40. La rodilla cedió y se quedó unos segundos en el césped, como un rey abatido. Luego lo asistió brevemente el "trainer", pero su movilidad ya no era la misma.

Con un quiebre clave de ventaja, Raonic remató la faena para privar de una nueva final al ex número, que jamás había perdido una semifinal en el All England.

"Espero no haberme hecho daño", comentó luego el suizo, quien dijo estar "triste" por la caída, pero dejó en claro que piensa volver el año próximo a la "Catedral" donde obtuvo siete títulos.

"Gané uno de los mejores partidos en mi carrera. Es una gran sensación poder jugar mi primera final de Grand Slam", dijo Raonic, que se convirtió en el primer canadiense entre los hombres en alcanzar una final de un torneo grande.

Para dar el paso extra que se espera de él desde hace unas temporadas cuando su temible servicio comenzó a despertar miradas deberá quitarse de encima a otro favorito del público como el local Murray, ganador en 2013 en el césped londinense.

Ante la prematura eliminación del serbio Novak Djokovic, Murray pasó a ser el máximo favorito, y hasta aquí no defraudó. Venció cómodamente Berdych, número diez, en 1h58m y el domingo jugará su tercera final en el All England e intentará alzar su segundo trofeo.

Sólido de comienzo a fin, el local se alimentó del aliento del público en la cancha central. "Estoy muy feliz. Llegar a la final de Wimbledon es un gran logro", dijo el ganador de dos títulos grandes, aquí, en 2013, y en el US Open, en 2012.

"A medida que te vuelves viejo nunca sabes cuándo vas a regresar, pero a la vez da más experiencia para estos partidos", indicó el escocés, de 29 años, que no alza un título grande desde su último Wimbledon.

Aunque tendrá todo el apoyo en las tribunas, sabe que los consejos del español Carlos Moya y el estadunidense John McEnroe han hecho progresar significativamente a Raonic, convirtiéndolo en un rival muy peligroso. "Está jugando el mejor tenis sobre césped de su carrera, así que deberé jugar muy bien para ganarle", completó Murray.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.