Tenis en las nubes: en La Paz, el torneo de mayor altura del circuito

Jugar en la altura de La Paz, una experiencia que complica a la mayoría de los tenistas.
Jugar en la altura de La Paz, una experiencia que complica a la mayoría de los tenistas. Crédito: La Paz Club de Tenis
Sebastián Torok
(0)
16 de agosto de 2019  • 00:08

El circuito tenístico, una suerte de circo itinerante que, independientemente de la categoría del certamen, recorre un sinfín de puntos geográficos, esta semana tiene la particularidad de detenerse en La Paz, a 3650 metros sobre el nivel del mar. Los torneos combinados del ITF World Tennis Tour ( M15 de hombres y W15 de mujeres) son, "oficialmente", los de mayor altitud del profesionalismo. El Club de Tenis La Paz, un centro deportivo con mucha tradición en Bolivia, fundado en 1925 y ubicado en La Florida, un barrio de la parte sur de la ciudad, es el escenario donde compiten los tenistas, con todos los trastornos que generan sus condiciones naturales: además de obstáculos físicos, problemas para dominar la pelota. Al haber menos presión atmosférica, los objetos se desplazan a mayor velocidad y el pique de la misma es muy superior al convencional. Por ello se utilizan pelotas despresurizadas o "pinchadas" (la Federación Internacional de Tenis permite utilizar bolas con menos presión desde los 1219 metros).

La altura, está comprobado, afecta el alto rendimiento deportivo. Los mejores futbolistas sudamericanos padecieron jugar en el estadio Hernando Siles. El tenis no es la excepción, claro. "La hidratación y comer liviano es fundamental. Lo ideal para jugar en la altura es hacer una preparación de varios días y controles cardiorespiratorios. Pero claro que si un jugador baja del avión y va a jugar de inmediato, lo usual es que no le vaya bien. Cuando la presión atmosférica baja, hay menos oxígeno. El esfuerzo es mayor, se acelera el ritmo cardíaco", apunta Miguel Khoury, médico del equipo argentino de la Copa Davis y del plantel de Racing cuando fue campeón en 2001. "Los que padecen esas condiciones pueden sufrir vértigo, cefaleas, insomnio o elevación de la presión arterial", agrega. De hecho, anteayer, se vivió un momento de mucha preocupación en el club, cuando el brasileño Gabriel Ciro Da Silva (20 años, 1307º de ATP), mientras esperaba para entrar a jugar, se sintió mal y debió ser atendido de urgencia y hasta hospitalizado.

Una postal en lo más alto: así se juega al tenis en La Paz
Una postal en lo más alto: así se juega al tenis en La Paz Crédito: Facebook

"Todos se asustaron porque lo vimos muy mal. Yo estaba sentado cerca de él, esperando para jugar. Y de la nada empezó a gritar, se tiró al piso y se apretaba el pecho. Vinieron rápido los médicos", relata Boruch Skierkier (1686º; oriundo de Clorinda), que quedó eliminado en la 1a ronda del M15. "Fueron convulsiones, pero no fue tan grave, por suerte. Es muy duro llegar a La Paz, la altura es malísima, no conseguimos respirar bien y había dormido mal. Sentí una presión muy grande en la cabeza", le cuenta Da Silva a LA NACION. "Jugar es una cosa imposible -prosigue-. Los bolivianos juegan bien porque están acostumbrados y no muchos más. A La Paz no vuelvo a jugar porque me sentí mal. Es imposible hacer lo que entrenamos al nivel del mar en Brasil o Argentina. Es otro tenis. El club es bueno, fui muy bien atendido por los médicos, pero las condiciones no posibilitan jugar al tenis".

Al respecto, Gabriel Correa, organizador del certamen, añade: "Da Silva tuvo una descompensación severa, ya que lo perjudicó un malestar por el tipo de alimentación. Se tuvo que internar y estuvo en observación para evitar que pasara a mayores. Se asistió y se controló a tiempo. Tenemos un equipo médico que trabaja en el club desde hace más de 15 años, que está capacitado para atender a los participantes, sobre todo a los extranjeros que no están acostumbrados a la altura. Estamos al tanto de todo lo que se trate de respiración y ejercicios para controlar la agitación. Contamos con tubos de sus oxígeno si los jugadores lo requieren". Pero el argentino Skierkier dice: "Hay tubos de oxígeno, pero no está permitido que te den durante el partido ni tampoco antes, porque está considerado una ventaja deportiva. Yo perdí, me agarró un ataque de no poder respirar y me dieron oxígeno, pero porque había perdido en singles y dobles". El Club de Tenis La Paz fue escenario de series de Copa Davis.

Una postal del torneo ITF M15 que se desarrolla en La Paz, a 3650 metros sobre el nivel del mar, en un paisaje muy particular.
Una postal del torneo ITF M15 que se desarrolla en La Paz, a 3650 metros sobre el nivel del mar, en un paisaje muy particular.

La hoja de coca y su té, o el conocido medicamento Sorojchi Pills ayudan para contrarrestar los efectos de la altura. Sin embargo, están prohibidos (dan doping) y los tenistas no pueden consumirlos. ¿Qué ingieren? Toman mucho líquido con sales y minerales, y se alimentan en forma liviana. "Fue mi segunda experiencia en la altura, pero la primera había sido en Cochabamba, con 2600 metros. Me cuidé mucho en las comidas: solo comí pollo y arroz, evité las verduras crudas. En el entrenamiento me sentí bastante bien, más que nada acompañando la pelota, pero en el partido lo sufrí: cuando hay un peloteo largo te quedás sin aire, las piernas te pesan el doble, sentís dolor de cabeza todo el tiempo y el umpire no te da segundos de más para recuperarte. Además, me costó dormir", narra Luciano Doria (1140º de ATP, oriundo de Martínez), que perdió en la primera ronda frente al peruano Mauricio Echazú, 2º cabeza de serie pero luego eliminado, en la segunda ronda, por el correntino Octavio Volpi.

Éste último es el reflejo de quiénes logran hacer daño en la altura: mide 1,98m, tiene un saque poderoso, superó la clasificación, logró su primer punto ATP y ya se instaló en los cuartos de final. No es casual, por ejemplo, que el croata Ivo Karlovic (2,11m) se haya destacado en el ya desaparecido ATP de Bogotá (a 2600 metros), ganando el título en 2013 y alcanzando la final en 2014. En la altura, asimismo, los quiebres de servicio son escasos y tampoco se ven peloteos largos.

El entrenador argentino Hernán Suárez, presente en La Paz en varias oportunidades con distintos jugadores en certámenes de la gira Cosat, es contundente: "Es inhumano jugar allí. Después del torneo te cuesta una semana recuperarte y volver a sentirte cómodo en el llano". Para que la adaptación sea lo más inmediata posible, el coach dice que lo recomendable es hacer varias sesiones de entrenamiento de poco tiempo, "para ir acostumbrándose a la falta de aire. No estar una hora y media dentro de la cancha, sino hacer cuatro turnos de media hora, tocar la pelota y salir". Suárez rememora, además, un consejo que en su momento le dio Mariano Puerta (9º del ranking en 2005): "Hay que sacarle el peso a las raquetas. Por lo general los jugadores le ponen plomo en el marco, pero en la altura hay que jugar con la raqueta liviana para acelerarla más fácil. Y hay que jugar apoyado; es difícil pegar corriendo". Muchos, también, optan por alterar la tensión del encordado para conseguir mayor control. Particularidades de un tenis distinto, casi en las nubes.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.