Una despedida inolvidable para Nalbandian, con Nadal y el Dr. Djokovic

El Rey David jugó un partido de exhibición con Rafa; después hizo dobles con Mónaco, y se enfrentaron al español y Nole, en lo que fue un verdadero show
Mónaco, Nole, Rafa y Nalbandian
Mónaco, Nole, Rafa y Nalbandian Fuente: EFE
El Rey David jugó un partido de exhibición con Rafa; después hizo dobles con Mónaco, y se enfrentaron al español y Nole, en lo que fue un verdadero show
Germán Leza
(0)
24 de noviembre de 2013  • 02:34

"Djokovic parece Emilio Disi", tiró un periodista que estaba viendo el partido. Es que fue así. Entró Novak Djokovic, disfrazado de médico para "atender" a David Nalbandian, y parecía uno de los pases de comedia de aquel viejo evento "Tenis por la vida" que se solía hacer con fines benéficos, y figuras como Disi, Darín o el actor Jorge Martínez. Fue todo un gran show. Desde el partido exhibición de Rafael Nadal ante el cordobés, hasta el final en un encuentro de dobles que reunió como pareja a los mejores tenistas del planeta. "Tenemos un partidito tranquilo", bromeó Pico Mónaco cuando entró a la cancha para formar el dobles con Nalbandian.

El público fue el otro gran protagonista. Fue casi siempre respetuoso (siempre hay algún desubicado) y Rafa y David dialogaron siempre con ellos. "Gracias David por tanta magia", le gritó uno desde la tribuna. Nalbandian, que estaba por sacar, detuvo su movimiento y le agradeció especialmente la ocurrencia. Rafa, que terminó ganando el encuentro 6-3 y 6-4, por momentos, desplegaba ese tenis arrollador que funciona como una trituradora de carne. Dos drives endiablados habían dejado a David sin respuesta. Entonces, alguien le advierte a Nadal: "Aflojá Rafa, que se retira". El español recogió el guante y empezó a reírse. También lo hacía Nalbandian. Justamente, en otro pasaje en el que David sólo veía pasar los bombazos de Rafa, invitó a un ball boy a que lo enfrente, dando a entender que él nada podía hacer contra el mejor del mundo. El pequeño empezó a pelotear con Rafa, y después, Nalbandian se puso 40 iguales. "Te sacó de ritmo", le gritó el cordobés a su amigo Nadal, quien nunca dejó de sonreír y disfrutó del encuentro como si fuera una fiesta de cumpleaños.

Claro que también hubo delicias de la muñeca de David, como un globo, después de un contradrop, que hizo, literalmente, tropezar a Nadal. "Tranquilo David, que lo vas a hacer calentar", gritaron desde el público. Y Rafa que nuevamente festejaba la ocurrencia desde las tribunas. El último punto fue una ovación constante para el cordobés y para el español, quien agradeció al público todo el cariño recibido, y lo definió como uno de los mejores que conoció.

Después, llegó el turno de Novak Djokovic. Hizo una gran entrada, como esa que suelen hacer los buenos comediantes. Se disfrazó de médico y empezó a atender a Nalbandian, quien se prestó al juego claro. Y luego el dobles, que fue, básicamente, una seguidilla de ocurrencias de Nole, que estaba en su salsa. Limpió el sudor de Nadal, imitó a Maria Sharapova, se tiraba en el suelo cuando Rafa estaba por sacar, y hasta hizo choque de pechos con el español para festejar un punto. No faltó el fútbol tenis, gritos y toques magistrales. Nadal y Nole, hoy los máximos rivales en el circuito por ser el N°1 del mundo, comprendieron el juego y lo disfrutaron al máximo. Fue una verdadera fiesta inolvidable para David Nalbandian que, en La Rural y ante 12.000 personas, tuvo la despedida que merecía.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.