Tiger sigue siendo el Rey

Roberto De Vicenzo
(0)
29 de septiembre de 2009  

El último que quedó en pie entre los 125 aspirantes de la FedEx Cup fue Tiger Woods, ganador de la serie y del bonus de 10 millones de dólares. El cierre de la temporada regular del PGA Tour se ilustró en Atlanta con la postal del N° 1 del mundo y su copa. A su lado estuvo Phil Mickelson, campeón de The Tour Championship. Quizás se haya tratado del telón ideal para el público norteamericano, que se rinde ante estos dos jugadores.

-¿Cómo lo vio a Tiger en este último capítulo?

-No sé si jugó a media máquina o no estuvo todo lo acertado que hubiese deseado. Falló muchos tiros y, sobre todo, aflojó un poco en la última vuelta. Pero sigue siendo el Rey, se llevó lo que quería.

-¿Qué comparación hace entre el Woods anterior al de la operación en la rodilla izquierda y éste?

-Mejoró con el driver y no lo veo tan desajustado en las salidas como antes, cuando priorizaba potencia por sobre la ubicación de la pelota. Sin embargo, advierto que ahora no mete tanto en el green como en el pasado. Es cierto que a veces emboca desde lugares impensados, y lo demostró en este último torneo. Pero son sólo chispazos; no cuenta con esa solidez de putting tan característica.

-¿Cómo califica el premio extra de 10 millones de dólares que recibió Tiger?

-Si ese monto es excesivo o no, habría que preguntárselo a algunos jugadores del pasado como Gary Player, Jack Nicklaus y Arnold Palmer. No sé cómo se sentirán ellos, que tanto hicieron por el golf mundial y que cobraban una cifra ridículamente inferior en comparación con los premios actuales. Verdaderamente son montos que asustan, que paralizan. En nuestra época teníamos que batallar durante 15 años en el circuito para arrimarnos a una ganancia sustanciosa.

-El sistema de los playoffs está siempre bajo la lupa. De hecho, es la tercera vez que se modificó en tres años. ¿Qué le parece a usted, tal como está pensado hasta hoy?

-Es una estructura de torneos pensada para beneficiar al que ha tenido más regularidad a lo largo del año. Y, para ser francos, Tiger cumplió con creces este objetivo, ya que ganó en 2009 ganó nada menos que seis títulos y logró tres segundos puestos, además de acariciar el PGA Championship. Por otro lado, es un sistema que intenta evitar las deserciones.

-¿En qué sentido?

-Como la FedEx es una listado de puntos y ganancias que rige a lo largo de todo el año, compromete al jugador a actuar durante la temporada completa. Es una copa que sirve como anzuelo, porque si no participás regularmente, luego no entrás dentro de los 125 primeros. Es lógico: los sponsors quieren que las grandes figuras se inscriban en todos los torneos. Uno de los pocos que se da el gusto de seleccionar qué certámenes jugar es Tiger Woods, porque sabe que en ellos rendirá al máximo y terminará en una buena ubicación.

-¿Qué puede decir de Angel Cabrera, que finalizó 13° en la última cita y 25° en la FedEx Cup?

-Su consagración en el Masters de Augusta actuó como un envión para la temporada desde bien temprano en el calendario. Y es para el elogio que haya llegado por primera vez a la última estación de la FedEx Cup. Para dar una idea de la importancia de esta clasificación, hay que pensar en los que no pudieron entrar. Entonces, aparecen Camilo Villegas (defensor del título), Sergio García, Rory McIlroy, Anthony Kim...

-¿En qué jugador se quedó pensando de los que sí llegaron al último playoff?

-En Kenny Perry. Es curioso cómo se cae en los momentos definitorios. Le sucedió en el Masters y ahora en Atlanta. No tiene nada que ver con un supuesto cansancio físico por sus 49 años, sino con algo mental.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.