Ávalos, el hombre detrás del campeón

Arseño Ávalos es quien pasa más tiempo con Petén Itzá, el ganador de la Polla de Potrillos
Juan José Martínez
(0)
9 de septiembre de 2013  

Arseño Ávalos es el peón de Petén Itzá, el héroe de la Polla de Potrillos de anteayer en la pista de Palermo.

"Venía limpito y cuando Quiles apretó el acelerador, no dudé de que ganaba. Le tenía enorme fe; respondió bárbaro", dijo quien convive a diario con el caballo que, dicen, no volverá a correr hasta el Derby.

Ávalos tiene experiencia en trabajos de studs. "Llevo seis años en la actividad. Me inicié con el Lobo Torres, luego seguí con Nino Boni y desde hace 2 años estoy con Oscar Frávega.

"Desde que llegó el potrillo, no dudé de que tenía pasta de sobra. Antes del debut le saltaron sobrecañas y cuando se curó, volvió a romper los relojes. Nunca da trabajo en el box. Come entre 12 y 14 jarros; en un día se recupera de todo esfuerzo."

Ávalos cuenta algunos detalles más: "Me gusta ponerle 20 minutos de hielo en manos y patas. Veinte minutos por reloj, ni uno más. Y lo masajeo todo, mañana y tarde. Siento amor por los caballos y no me resulta difícil atenderlos todos las horas que sean necesarias".

-¿Cómo viviste el día en Palermo?

-No sé si nervioso, pero con ansiedad porque confiaba plenamente en el potrillo. Se lo merecen los propietarios y el cuidador. Un fenómeno de tipo, siempre alegre, siempre optimista, y con sólo ocho caballos se dio el gusto de correr y ganar la Polla. Este día no lo olvidaré más.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.